COMPARTE

A 10 años de la expropiación: familias de Monte Sión podrían recibir sus casas

Luis Alejandro Borrero | @LABC7

A Mónica Yépez le temblaban los labios de la angustia. Rogaba para que no siguiera lloviendo. “Por favor, Dios, que no siga cayendo agua. Llévate esa lluvia, Dios mío”. Lo decía sentada desde la orilla de cemento de una de las 120 casas de la Ciudad Socialista Atanasio Girardot, en Naguanagua. Ella, al igual que 185 familias, sigue esperando por el Gobierno.

Hace 10 años comenzó la lucha. El Instituto de Ferrocarriles del Estado (IFE) decretó la expropiación de los terrenos de Monte Sión. Por allí pasaría el tramo del Sistema Ferroviario Nacional Puerto Cabello-La Encrucijada. Prometido para 2012 no se ha terminado el ferrocarril, ni tampoco las casas de las familias que deberían ocupar la ciudad socialista como parte de la reubicación.

Son las 3:22 p.m. El cielo se nubla en Atanasio Girardot sobre las familias que esperan a que culmine una inspección. El nerviosismo de Mónica se intensifica. “Se nos ha metido el río cuatro veces desde que estamos esperando”. La última vez fue la noche del miércoles. En Monte Sión algunas son casas; otros, ranchos porque nunca se permitió la construcción o ampliación desde el decreto de expropiación. La revisión de las casas ya terminadas —aún faltan 65— se hace luego que las mujeres y hombres de la comunidad trancaran la autopista Valencia – Puerto Cabello, hastiados y con premura de mudarse ante el inicio del período lluvioso.

Pero es un hecho: la obra no está lista. La construcción de la Ciudad Socialista Atanasio Girardot está paralizada desde hace cuatro años, denuncia Katiuska Losinchuc, vocera del consejo comunal ‘vencedores 5 de julio’. La mujer acompaña a funcionarios de la Defensoría del Pueblo, Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y el IFE, que accedieron a que se ocupen las viviendas que ya están listas luego de la enérgica protesta. “Cuando trancamos vías ya los guardias nos conocen. La diferencia esta vez es que la gente está obstinada”, dice Mónica.

Con la última lluvia se perdieron neveras y colchones en Monte Sión. Muchos niños están en riesgo. Hay incluso una mujer que tiene 12 hijos, pero su vivienda es una de las 65 que faltan por construir. No se sabe qué pasará con ella, reflexiona Losinchuc. La mujer denunció a El Carabobeño que las casas listas no están en completas condiciones de habitabilidad.

Durante los años de construcción la Ciudad Socialista estuvo custodiada por la GNB. Ahora también. Pero eso no evitó que en los últimos meses delincuentes ingresaran. 22 viviendas fueron violentadas. Se llevaron fregaderos, pocetas, cableado eléctrico y hasta transformadores en algunas calles, denunció la vocera tras la inspección. Las casas parecen ávidas de habitantes: el hierro de los protectores de ventana se está oxidando.

Mónica y sus vecinos pasarán la noche con el riesgo que el río Cabriales vuelva a crecer. Los funcionarios del Gobierno les prometieron que a partir de las 8:00 a.m. del viernes 21 de abril comenzaría la reubicación y entrega de llaves. Su espera se prolonga una noche más.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.