COMPARTE

Luis Alejandro Borrero | @LABC7

[email protected]

Dedos índice y pulgar separados al máximo. Al hombre uniformado no le cabían más cédulas en su mano izquierda. Deambulaba por la cola frente al abasto Bicentenario de la avenida bolívar de Valencia. Son las 10:58 a.m. y el contador del teléfono celular sobrepasa las 398 personas. Todas están ansiosas, algunas hastiadas. Pero todas vigiladas por el brazo armado de la Guardia Nacional Bolivariana.

El lenguaje corporal lo explica todo. Uno de los guardias se acerca hasta un grupo de al menos seis mujeres. Algunas llegaron a las 7:15 a.m. y otras pudieron haber madrugado allí. El guardia solo hace contacto visual y pareciera que ya saben lo que tienen que hacer: avanzar, separarse, o dar la cédula. Él no dice una sola palabra, porque para eso está su rolo.

Es una extensión de su cuerpo. El rolo, siempre desenfundado, sirve para señalar a las mujeres y hombres que han esperado por más de tres horas para poder comprar jabón de ropa: dos paquetes por persona. Nadie se atreve a alzar la voz, hasta que ven una cámara fotográfica, que los pone algo ansiosos. También hay champú.

Estar de pie cansa. Algunos se sientan en las enormes vigas que reposan en el piso cerca del Bicentenario. Son las que pertenecen a la construcción del Metro de Valencia, otra obra inconclusa del Gobierno. Pero hoy son asiento para los compradores.

SARDINA A LA BRASA

Los políticos han hecho su trabajo. Hugo Chávez fue quizá el más destacado. Utilizaba a su conveniencia la historia para convencer y vender sus ideas a la población. Pero en años recientes, la oposición, a través de la Mesa de la Unidad Democrática, ha sabido hacer lo mismo: evocar los sentimientos libertarios de hace más de 200 años para pedirle a la gente que cambie de Gobierno. “Cada quien trata de arrimar la brasa a su sardina”.

Para el venezolano que no sigue de cerca la historia, el 19 de abril genera confusión. Tomás Straka, profesor e historiador, explica que esta fecha, y el 5 de julio suelen mezclarse. La primera se dio en 1810, significó el inicio de la lucha por la independencia: La Revolución de Abril. “Es una referencia para el venezolano que cree en la emancipación, la libertad y la igualdad frente a un imperio extranjero”. La segunda, en 1811, fue el acto definitivo: la declaración de independencia.

La historia en Venezuela es manejada con base en interpretaciones, explicó Straka a El Carabobeño vía telefónica. Cada quiena a su conveniencia, remarca el profesor. Le define como una re-semantización de la historia. El significado que tenga depende de la boca que pronuncie la frase o, en este caso, el discurso.

Pero en las colas no se habla de historia. Se habla con los guardias para tratar de generar complacencia, quizá solidaridad. En el abasto Bicentenario de la avenida bolívar de Valencia una joven camina junto con el guardia que sostiene las cédulas. Le habla con insistencia para que la deje pasar a comprar champú y jabón. Pero este no le hace caso.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.