COMPARTE

Dayrí Blanco | @DayriBlanco07

Fue un procedimiento inusual. A la fuerza y con presencia de funcionarios de seguridad la gerencia de Corpoelec Carabobo, entró a dos de las 25 agencias comerciales de la estatal en la región para levantar la huelga que desde hace 23 días mantiene el personal, y en la que se ha dejado de recaudar 178 millardos de bolívares solo en el estado.

Carmen Acosta vio por primera vez en tres semanas las puertas de la oficina de la avenida Carlos Sanda en El Viñedo sin las pancartas que anunciaban la protesta. Ella había intentado pagar su factura vencida de julio en dos oportunidades. Pero la paralización se lo había impedido. Se acercó y vio a uniformados de la Guardia y la Policía Nacional Bolivariana en el lugar, a quienes les preguntó si podía pasar. Entró y fue atendida por un hombre que nunca había visto como trabajador en esa agencia. Tardó unos minutos, más de lo normal, pero logró su objetivo.

Era un supervisor quien atendió a Acosta. “Usan de manera ilegal las claves del personal habitual para entrar al sistema, y sin tener la experiencia ni la preparación necesaria hacen el cobro”, alertó Ernesto González, representante sindical.

Lo mismo sucedió en la oficina comercial de La Candelaria. “Lo hicieron en esas dos porque son en las que más clientes se reciben a diario, y el golpe que ha tenido la empresa al dejar de recibir lo referente a la recaudación ha sido fuerte”.

Durante el procedimiento en El Viñedo hubo enfrentamiento con el jefe de seguridad patrimonial de Corpoelec, Mario Gutiérrez, “él llegó con prepotencia, violencia y de forma arbitraria arrancó las pancartas que teníamos en las paredes y nos dijo que no podíamos estar en el área de atención al público y no encerró en el comedor. Prácticamente nos secuestraron”, denunció Johanna Villegas, trabajadora del lugar. También estuvo presente el gerente de distribución en la región, Luis Alfonso. Estos hechos fueron denunciados en Fiscalía.

González señaló que el martes a las 6:00 p.m. venció el plazo que pidió el presidente Nicolás Maduro para solventar el problema que mantiene a cerca de 50 mil personas en el país, de los que tres mil corresponden a Carabobo, cobrando menos de salario mínimo. “Esto es una burla, seguimos laborando con las uñas. Ayer hubo dos accidentes, uno en Barinas, donde  un trabajador perdió los brazos, y otro en Cojedes. Desde 2008 estamos subsidiando a la empresa que ya estaba parada por falta de recursos antes de la huelga. Ya no aguantamos más”.

La protesta de brazos caídos inició el miércoles 6 de julio y seguirá hasta que se firme el nuevo contrato colectivo.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.