COMPARTE

AP

Datos médicos
confidenciales de la campeona olímpica de gimnasia Simone Biles, de la tenista
Venus Williams y de otras deportistas estadounidenses fueron sustraídos por
ciberpiratas desde una base de datos de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) y
se difundieron el martes en internet.

La AMA informó que
los “hackers” pertenecen a un “grupo ruso de espionaje
cibernético”, denominado Fancy Bears.

Los atacantes
informáticos revelaron expedientes sobre “exenciones de uso
terapéutico” que permiten a los atletas utilizar sustancias que están
prohibidas, cuando existe una necesidad médica verificada.

Williams, siete
veces campeona de torneos del Grand Slam y quien consiguió una medalla de plata
en los dobles mixtos de los Juegos Olímpicos realizados el mes anterior en Río
de Janeiro, emitió mediante su agente un comunicado en el que señaló que se le
han otorgado estas excepciones terapéuticas “cuando se han presentado
condiciones médicas serias”
. Afirmó que las exenciones fueron
“revisadas por un grupo independiente y anónimo de médicos, y fueron
aprobadas por razones médicas legítimas”.

En 2011, Williams
reveló que se le había diagnosticado el Síndrome de Sjoren, un padecimiento que
le resta energía.

“Me sentí
decepcionada al enterarme hoy de que mis datos médicos privados han sido
comprometidos por ‘hackers’ y se publicaron sin mi consentimiento”, dijo
la tenista.
“He seguido las reglas establecidas bajo el programa
antidopaje del tenis al solicitar y obtener una ‘exención de uso
terapéutico”’.

Otra deportista
mencionada en los datos filtrados es Elena Delle Donne, medallista de oro en el
basquetbol, quien se sometió el martes a una cirugía en un pulgar y publicó en
Twitter una foto posterior a la operación, junto con un comunicado en el que señalaba
que toma medicamentos de uso restringido, aprobados por la AMA.

La federación
estadounidense de gimnasia emitió también un comunicado en el que señaló que
Biles, quien conquistó en Río cinco medallas, incluidas cuatro de oro, recibió
una exención y no había infringido regla alguna.

Biles escribió en
Twitter que había tomado desde niña medicamentos para tratar el trastorno por
déficit de atención con hiperactividad.

“Por favor,
sepan que creo en el deporte limpio, que siempre he seguido las reglas y continuaré
haciéndolo, dado que el juego limpio es crucial para el deporte y muy
importante para mí”, escribió Biles.

La AMA advirtió
previamente de ciberataques luego que sus investigadores publicaron un informe
sobre un sistema de dopaje patrocinado por el gobierno ruso.

“Estos actos
criminales están comprometiendo en gran medida el esfuerzo de la comunidad
mundial antidopaje por restablecer la confianza en Rusia”, dijo el
director general de la Agencia, Olivier Niggli, en un comunicado.

La AMA indicó que
“extendió su investigación ante las autoridades policiales
pertinentes”.

El mes pasado, los
ciberpiratas obtuvieron la contraseña de una base de datos de la corredora rusa
Yuliya Stepanova, una denunciante y testigo clave para las investigaciones de
la AMA. Ella y su esposo, un antiguo funcionario de la agencia antidopaje rusa,
viven ahora en una localidad no revelada en Norteamérica.

Un portavoz del
presidente ruso Vladimir Putin consideró infundados los señalamientos de que
“hackers” rusos robaron los datos en cuestión.

“No se puede
hablar de que ningún funcionario, gobierno o agencia rusa estén involucrados en
estas acciones. Eso está descartado”, dijo el vocero Dmitry Peskov en un
comunicado difundido por agencias de noticias de Rusia. “Estas acusaciones
infundadas no corresponden a ninguna organización ni se apoyan en
evidencias”.

El Comité Olímpico
Internacional dijo que “condena enérgicamente tales métodos que apuntan
con claridad a dañar la reputación de los atletas limpios”.

“El COI puede
confirmar, sin embargo, que los atletas mencionados no violaron las normas
antidopaje durante los Juegos Olímpicos Río 2016”, afirmó el órgano
olímpico.

Travis Tygart
director general de la Agencia Antidopaje de Estados Unidos, consideró
“inconcebible” el intento por manchar a deportistas que han acatado
las reglas.

“El
hostigamiento informático de deportistas inocentes involucrados por estos
‘hackers’ es cobarde y despreciable”, indicó.

El nombre de
“Fancy Bears” haría una referencia irónica a una colección de
ciberpirtatas que muchos investigadores de seguridad han asociado desde hace
tiempo a Rusia.

En un comunicado
publicado en su sitio de Internet la mañana del martes, el grupo proclamó su
alianza con Anonymous, el movimiento de hackers vengadores en línea, y dijo que
se introdujo en la AMA para mostrar al mundo “cómo se ganan las medallas
olímpicas”.

“Empezaremos
con el equipo estadounidense que ha puesto su nombre en desgracia por sus
victorias contaminadas”, afirmó el grupo y añadió que más revelaciones
sobre otros equipos estaban por venir.

Los registros de
Internet insinúan que los envíos de información de Fancy Bears se han elaborado
durante al menos dos semanas; su sitio de Internet fue registrado el 1 de
septiembre y su cuenta de Twitter fue creada el 6 de septiembre.

Los mensajes dejados
al grupo no fueron obtuvieron una respuesta inmediata.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.