COMPARTE

 AP

Michel Platini supuso que ensanchar la Eurocopa de fútbol
era una jugada maestra.

Por un lado, el incremento de
16 a 24 selecciones fue visto como la recompensa que daba el dirigente francés
a las naciones menos poderosas del continente por haberle respaldado para ganar
la presidencia de la UEFA en 2007.

El otro trasfondo fue
puramente comercial. Más partidos y una nueva fase de octavos de final aseguran
más ingresos por los derechos de televisión.

Por esas ironías de la vida,
el cerebro de la gran mutación del campeonato europeo de selección ha quedado
marginado del torneo.

Platini tuvo que renunciar a
la presidencia luego que el Tribunal de Arbitraje Deportivo sólo redujo de seis
a cuatro años la suspensión del francés por haber recibido dos millones de
francos suizos de la FIFA en 2011. El dinero era un salario adicional no
estipulado en su contrato por trabajar como asesor de Joseph Blatter, el
presidente del organismo, entre 1999 y 2002.

Este maratón futbolero —51
partidos a lo largo de 31 días— dista mucho al anterior campeonato europeo
albergado por Francia, en 1984. Con Platini como figura en la cancha, el
anfitrión se alzó con el título.

La 15ta edición del torneo
arranca el viernes con Francia enfrentándose a Rumania en el estadio nacional
situado en Saint-Denis, suburbio al norte de París.

El Stade de France fue uno de
los blancos de aquella noche de horror, hace casi siete meses, cuando tres
atacantes suicidas hicieron estallar explosivos en el exterior mientras se
disputaba un amistoso entre Francia y Alemania, dejando un muerto. La oleada de
atentados en una sala de conciertos, bares y restaurantes de la capital terminó
con un saldo de 130 víctimas mortales.

Un vasto dispositivo que
incluye la movilización de una fuerza de seguridad con 90.000 efectivos marca
el inicio del torneo, acompañada por días de agitación social por una serie de
huelgas en el país contra las reformas laborales que promueve el gobierno del presidente
socialista Francois Hollande.

EL RIESGO DEL NUEVO FORMATO

Si hay algo que siempre
caracterizó a la Eurocopa fue que garantizaba partidos emocionantes y
atractivos al convocar a lo más granado del fútbol europeo. Pero no ha dejado
de crecer. Subió a ocho equipos en 1980, pasó a 16 en 1986 y ahora alcanza los
24.

Albania, Gales, Eslovaquia,
Islandia e Irlanda del Norte participarán por primera vez en el torneo. Algunos
dirán que son selecciones sin jerarquía y de vocación defensiva que pueden
devaluar la calidad del espectáculo.

Durante las eliminatorias,
Gales encajó cuatro goles en 10 partidos, Albania cinco e Islandia seis.
Rumania, por ejemplo, tuvo la mejor defensa en las eliminatorias con una
campaña en la que mantuvo su arco imbatido en ocho de sus 10 partidos.

Especular resultará más
tentador ahora que cuatro de los seis mejores terceros avanzan a la fase de
octavos. El contragolpe será un recurso habitual.

A priori, el Grupo D es el que
promete un fútbol vertical. Ahí aparecen la bicampeona vigente España, Croacia,
Turquía y la República Checa.

LOS FAVORITOS

España, la campeona mundial
Alemania y la anfitriona Francia cargan con las etiquetas de favoritas. Son las
selecciones con más títulos en la historia del torneo. España y Alemania suman
tres por cabeza, seguidas por Francia con dos.

En el equipo español apenas
repiten 10 de los 23 jugadores que se consagraron campeones hace cuatro años en
Ucrania-Polonia. El objetivo es resarcirse tras el fiasco del Mundial de
Brasil, en el que naufragaron en la primera ronda tras el ciclo 2008 y 2012 que
incluyó el bicampeonato europeo y su primera Copa del Mundial en Sudáfrica
2010.

“Nosotros nos hemos
malacostumbrado a ganar siempre y te puede tocar también perder”, advirtió
el defensor Sergio Ramos, uno de los 10 sobrevivientes. “Hay grandísimas
selecciones y lo han venido demostrando, por eso hay que ir siempre con la
máxima humildad… Esta selección, después de un cambio importante como el
Mundial de Brasil, ahora encara la Eurocopa con muchas ganas”.

FRANCIA Y SUS PROBLEMAS

Didier Deschamps, el técnico
de la selección anfitriona, alucina con todos los contratiempos que le atosigan
en los días previos a su debut.

El delantero Karim Benzema —de
origen argelino— ha acusado de que su exclusión de la convocatoria obedeció al
racismo y no se debió por verse implicado en el escándalo de chantaje sexual
del que fue víctima Mathieu Valbuena, su compañero de la selección.

Deschamps debió rearmar su
defensa tras las bajas por lesión de Raphael Varane, Kurt Zouma, Jeremy Mathieu
y Mathieu Debuchy, mientras que Mamadou Sakho cumple una sanción provisional
por dopaje que le fue impuesta por la UEFA.

“Todo lo que nos ha
pasado desde el anuncio de la lista el 12 de mayo, francamente, no me lo
hubiera imaginado ni en mis peores pesadillas”, dijo Deschamps al diario
deportivo francés L’Equipe.

LOS OTROS ASPIRANTES

Bélgica se fue debiendo del
Mundial de Brasil, en el que sucumbió mansamente ante Argentina en cuartos de
final. Pero el ensamblado “inglés” del equipo dirigido por Marc
Wilmots llega con un elevado potencial técnico.

Esta Eurocopa puede ser el
marco para una gesta memorable por parte de Eden Hazard, Kevin De Bruyne, Romel
Lukaku y Thibaut Courtois, todos curtidos en la Liga Premier.

Arropándose en la figura del
astro Cristiano Ronaldo, Portugal pretende meterse entre los protagonistas, al
igual que una renovada Inglaterra y una Italia que le apuesta a su despliegue
colectivo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.