COMPARTE

AFP

La autopsia del pitcher cubano José Fernández, de los Marlins de Miami, reveló cocaína y alcohol en su organismo cuando perdió la vida en un accidente de bote a finales de septiembre, según los informes de la autopsia y de toxicología revelados este sábado por el forense de Miami-Dade.

De acuerdo con el informe oficial, Fernández, de 24 años y una de tres personas que fallecieron cerca de las costas de Miami Beach, presentó 0.147 de alcohol en la sangre, casi el doble del límite legal de 0.08, y también tenía niveles “detectables” de cocaína en su cuerpo.

Fernández y dos amigos, Emilio Jesús Macías de 27 años y Eduardo Rivero, de 25, murieron en la madrugada del 25 de septiembre cuando en la lancha en la que se transportaban, de propiedad del estelar lanzador, se estrelló contra un rompeolas cuando ingresaban al puerto de Miami.

La Comisión para la Conservación de la Pesca y la Vida Silvestre de la Florida (FWC), que investigan el accidente, había dicho que no podía liberar los documentos debido a una investigación criminal activa, pero el alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez, ordenó la liberación el sábado.

“Debido a que nuestro papel en este asunto es completo y el departamento de Pesca y Vida Silvestre tiene la responsabilidad de demostrar una investigación criminal activa, me he dirigido al médico forense para cumplir con solicitudes de registros públicos para el informe de la autopsia y de toxicología”, señaló Giménez.

Fernández murió como resultado del impacto del choque y no ahogado, según las autoridades.

Los resultados también mostraron dos compañeros de Fernández que tenían alcohol en sus sistemas pero tampoco estaban legalmente ebrios.

La cocaína también se encontró en la sangre de Rivero, de acuerdo con el informe de toxicología.

ESTRELLA EN ASCENSO

Fernández era una estrella en ascenso en el béisbol y popular en el sur de Florida después de escapar de la isla con su familia cuando era niño y creció en los Estados Unidos.

La muerte del carismático lanzador golpeó en el corazón del béisbol de las Grandes Ligas, donde se proyectaba como uno de los mejores lanzadores.

El derecho, nacido en Santa Clara, estaba por terminar su mejor temporada en las Mayores, con un récord de 16-8 con un promedio de 2,86 de efectividad.

José, como le llamaban en el ámbito beisbolero, dejó en su corta carrera un balance de 38-17, pero también dueño absoluto de casa, ya que su actuación local presentaba un asombroso registro de 29-2 y en esta campaña un récord para la franquicia de 253 ponches, el segundo mejor en toda las Mayores.

Su vida estuvo llena de obstáculos, pero todos fueron vencidos en su corta carrera.

Fernández y su familia intentaron salir tres veces de Cuba vía marítima, hasta finalmente llegar a Florida a la edad de 14 años. Por uno de esos intentos estuvo preso en una cárcel de menores.

En la última y definitiva escapada, una persona cayó de la embarcación y sin pensarlo se lanzó al agua y la rescató, sin darse cuenta que era su propia madre.

Fernández fue seleccionado en la primera ronda del ‘draft’ por los Marlins y a los 20 años debutó en Grandes Ligas para ser nombrado al Juego de Estrellas y el “Novato del Año” de la Liga Nacional en 2013.

En el 2014 se le presentó otro contratiempo al ser sometido a una cirugía de codo “Tommy John”, pero una vez más derrotó la adversidad.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.