COMPARTE

EFE

Un espectacular Celta de Vigo, tanto en ataque como en los marcajes individuales en defensa, superó este domingo al Barcelona (4-3), castigado por su rival en cada error propio, con tres goles en diez minutos locos de la primera parte y con otro en la recta final, tras un monumental error de Ter Stegen, que lo mató cuando, enganchado a la calidad de Iniesta, amenazaba con el empate.

Salvo en el primer cuarto de hora, el problema del Barcelona en el primer acto estuvo en la elaboración, sometido por una asfixiante presión de los jugadores celestes, generosos en el esfuerzo, soberbios en lo táctico. Al igual que hace un año, cuando los de Luis Enrique sufrieron una dolorosa derrota (4-1) en Vigo, el Celta volvió a enseñarle sus dientes.

Defendió con una tremenda solidaridad y una precisión táctica casi milimétrica, sólo alterada por una buena combinación del tridente del Barcelona que finalizó Luis Suárez con un disparo demasiado centrado que Sergio Álvarez atajó sin problemas, y con la entrada de Andrés Iniesta tras el descanso.

Sobrepasado el minuto 20, el Celta, que encadena seis partidos sin perder entre Liga y Liga Europa, metió una marcha en la presión, y por ahí empezaron a multiplicarse los errores en la circulación de balón del Barça. Uno de ellos, de Busquets, lo explotó el equipo de Berizzo para armar un rápido contraataque, finalizado espectacularmente por el danés Pione Sisto.

Ese gol sobrexcitó al Celta, que no tardó en golpear de nuevo, con otro rápido contragolpe, conducido y finalizado por un omnipresente Iago Aspas. El Barcelona estaba tocado y sus agobios aumentaron con un auto gol de Mathieu cuando intentaba desviar un centro de Wass. Con 3-0 y con una tremenda ovación para los locales el partido se fue al descanso.

Pero la entrada de Andrés Iniesta y un bajón físico del equipo de Berizzo, que cometió un enorme error al encerrarse en su campo, convirtieron, por momentos, la fiesta gallega en una pesadilla. El Barcelona se adueñó del balón y, apoyándose en la calidad del internacional español, empezó a crecer. Piqué puso el 3-1 que asustó todavía más a la afición gallega, que empezó a temer por la victoria cuando Neymar volvió a golpear desde los once metros (3-2).

A su equipo le quemaba el balón en los pies. El equipo de Luis Enrique confiaba en otra remontada como la de Mönchengladbach, pero un clamoroso error de su portero Ter Stegen, al intentar picar el balón por encima del chileno Pabo ‘Tucu’ Hernández cuando éste lo presionó en el área, lo condenó con otro gol, pese a que Piqué volvió a agigantarse para mantener a lo suyos con vida en el minuto 86 y Neymar y de nuevo el central rozaron la épica en la prolongación.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.