COMPARTE

EFE

El Gobierno brasileño autorizó este lunes la presencia de refuerzos militares en áreas que concentran numerosos aficionados durante los Juegos Olímpicos inaugurados el pasado viernes en Río de Janeiro, como el turístico barrio de Copacabana y el centro de la ciudad.

La ampliación del área de participación militar en los planes de seguridad para los Juegos Olímpicos de 2016 fue solicitada por el gobierno regional de Río de Janeiro y autorizada en un decreto del presidente interino de Brasil, Michel Temer, publicado hoy en una edición extra del Diario Oficial.

Además de la Avenida Atlántica, la vía que bordea la playa de Copacabana, y de otras áreas en el barrio más emblemático de Río de Janeiro, los militares también reforzarán la vigilancia en el aeropuerto Santos Dumont, en el parque del Aterro de Flamengo y en el centro de la ciudad, cuyo puerto totalmente revitalizado es uno de los principales legados de los Juegos Olímpicos.

Copacabana alberga las competiciones de voleibol playa, triatlón y maratón acuática, y el sábado y domingo fue el punto de partida y la meta de las pruebas de ciclismo por carretera masculino y femenino.

El Boulevard Olímpico, como ha sido bautizado el amplio paseo marítimo que le dio nueva vida al centro de Río de Janeiro y que incluye atracciones como el Museo del Mañana, un proyecto del arquitecto español Santiago Calatrava, se ha convertido en el principal lugar de concentración de aficionados debido a que fue equipado con pantallas gigantes, palcos para conciertos y otras atracciones.

El gobernador de Río de Janeiro, Francisco Dornelles, pidió los refuerzos militares tras admitir que las fuerzas policiales se han mostrado insuficientes para garantizar la seguridad en los lugares de amplia concentración de público.

El Ministerio de Defensa aclaró que no enviará más soldados a Río de Janeiro sino que redistribuirá los 22.000 miembros del Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea que ya se encuentran en la ciudad olímpica para reforzar la seguridad.

La actuación de los militares estaba inicialmente limitada a importantes vías de la ciudad, como la Avenida Brasil, la Línea Amarilla y la Línea Olímpica, así como a estaciones de ferrocarril y otros lugares estratégicos para los Olímpicos.

Otro decreto firmado por Temer la semana pasada autorizó que los militares también pudiesen reforzar la vigilancia en grandes atracciones turísticas como la estatua del Cristo Redentor en el cerro del Corcovado y el cerro del Pao de Açucar, los dos principales símbolos de Río de Janeiro.

El plan para garantizar la seguridad de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, reforzado en las últimas semanas por los atentados terroristas de las últimas semanas en Europa y Oriente Medio, es el mayor ya desplegado por Brasil para un evento.

El plan prevé la movilización de cerca de 88.000 policías, guardias y militares.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.