COMPARTE

EFE 

Centenares de personas se despidieron este viernes en el cementerio budapestino “Fiumei úti” del premio Nobel de literatura, Imre Kertész, fallecido el pasado 31 de marzo.

En el sepelio, en el que participaron representantes de la vida cultural, social y política de Hungría, así como familiares, diplomáticos y simples ciudadanos, hablaron los escritores húngaros György Spiró y Péter Esterházy, amigos del autor de “Sin sentido”.

“Fue la persona más libre que jamás conocí”, aseguró Spiró, y recordó los capítulos más importantes de la vida de Kertész, que sobrevivió los campos de concentración nazis, así como el régimen comunista posterior a la Segunda Guerra Mundial.

Por su parte, Esterházy, al evocar su amistad, opinó que Kertész “nos ha dejado la inquietud como legado. Esa es su herencia”.

Según informó el portal “nol.hu”, la familia decidió dar un largo plazo para el entierro escritor para hacer posible que todos sus admiradores puedan participar en el evento.

A la ceremonia, celebrada en el camposanto donde descansan grandes protagonistas de la cultura, política e historia húngara, asistieron el primer ministro del país, Viktor Orbán, así como el ex jefe de gobierno, Péter Medgyessy, entre otros.

En la tumba de Kertész la familia colocó una sencilla lápida de madera negra, en la que figuran únicamente su nombre y las fechas de nacimiento y muerte, en letras doradas.

Kertész murió en Budapest el pasado 31 de marzo, con lo que Hungría perdió a su único Nobel de literatura, que sufría la enfermedad de Parkinson.

Nacido en una familia judía en Budapest el 9 de noviembre de 1929, a los 14 años fue deportado por las autoridades húngaras a Auschwitz y posteriormente al campo de concentración de Buchenwald.

Fuera de Hungría, la obra de Kertész tuvo gran éxito en Alemania, donde vivió durante largos años y fue distinguido con el prestigioso Premio Herder de las letras y el galardón de la Feria del Libro de Leipzig.

En los meses anteriores a su fallecimiento, Kertész estaba trabajando en la edición de su diario escrito entre 1991 y 2001, que se publicará en húngaro bajo el título de “El espectador” (“A nezö”).

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.