COMPARTE

LasMayores.com

Cuando los Cachorros de Chicago adquirieron al veloz lanzador cubano Aroldis Chapman de los Yankees de Nueva York a finales de julio, el plan no era que viniera a salvar uno que otro juego en frescas tardes dominicales en los ‘Confines Amistosos’ sino que los ayudase a obtener lo que esa franquicia no ha logrado desde 1908: ganar una Serie Mundial.

A los Cachorros les espera todavía la ardua tarea de ganar dos partidos en el hogar de los Indios de Cleveland para sellar ese objetivo dorado, pero en gran parte por lo menos tienen chance de soñar con ello gracias a un súper juego salvado de Chapman en el Juego 5 del Clásico de Octubre en la última velada del 2016 en Wrigley Field.

“Cuando Joe [Maddon] conversó conmigo temprano, me preguntó si era posible que yo pudiera relevar desde el séptimo episodio y le contesté ‘sí, estoy dispuesto a todo con tal de ayudar al equipo a ganar'”, proclamó el lanzallamas de Holguín, Cuba. “Siempre estoy preparado para el noveno, ese es mi trabajo, pero estoy bien si me dicen desde antes que me van a necesitar para más entradas”.

No conforme con trabajar muy bien, Chapman implantó una marca personal en las Grandes Ligas al sacar ocho outs para un juego salvado. Su tope previo, de 2.1 innings, se produjo el pasado 9 de julio, precisamente frente a La Tribu.

El rescate de Chapman es el número 28 de la historia de la Serie Mundial de 2.2 episodios o más y el primero desde que Madison Bumgarner, de los Gigantes de San Francisco, tiró cinco capítulos frente a los Reales de Kansas City en el Juego 7 de la Serie Mundial del 2014.

Lo dramático de la faena de Chapman en la victoria de los Cubs por 3-2 no fue solamente el hecho de que sacó ocho outs, ni la dimensión del juego en el que lo hizo, sino el detalle monumental que no tenía ningún margen para el error porque el encuentro estaba por solamente una carrera de diferencia.

“Esa era [usar a Chapman por más de inning] nuestra mejor oportunidad de ganar”, indicó Maddon. “Por la forma como hemos usado nuestro cuerpo de relevo, él estaba relativamente fresco. No había sido usado de más ni a fines de la temporada, ni en las series anteriores de los Play-Offs. Como ocurre con muchos relevistas, es bueno decirles lo que se espera de ellos. Le hablamos a Chapman y estuvo de acuerdo”.

Las palabras de admiración por lo que hizo Chapman no se limitan a los comentarios de su dirigente. El abridor estelar de los Cubs, Jon Lester, se quitó el sombrero por el tremendo trabajo del cubano.

“Eso fue enorme para nosotros”, calificó Lester. “Fue increíble verlo hacer eso. Cumplió a lo grande con la dura faena que se le encomendaba. A lo mejor le ayuda ahora el día de descanso para que pueda estar listo para trabajar de nuevo en el Juego 6”.

Un experimentado relevista latinoamericano que sabe lo duro que es de por sí salvar un juego al retirar tres outs, es otro que está bien orgulloso de lo que hizo su colega cubano por tanto tiempo.

“Contento y satisfecho de que él pudo ejecutar ocho outs”, describió el relevista dominicano Pedro Strop. “Muy buena la decisión del manager. Nosotros, los demás relevistas, estábamos listos para ayudarlo en lo que fuera necesario, pero si él podía hacerlo [sólo], bendiciones”.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.