COMPARTE

 Dayrí Blanco|@DayriBlanco07

Fue una decisión difícil. Pero Pilar Montero sentía que no tenía más alternativa. Sacó cuentas una y otra vez para evitarlo, y al llegar cada quincena se daba cuenta que simplemente los números estaban en su contra. El sueldo que recibía como asistente administrativo en una inmobiliaria no le alcanzaba para sus gastos básicos. Hacía lo que le gustaba, para eso estudió contaduría, pero su vecina que desertó en el segundo semestre de ingeniería lograba triplicar su salario vendiendo donas en la salida de un colegio. Así que se convenció y se sumó a la lista de trabajadores informales que, en Carabobo, creció 18,38% solo durante el primer semestre del año.

A ella no le importó perder sus beneficios laborales. Los sacrificó todos a cambio de una mejor remuneración. No vende donas sino helados de frutas que ella misma prepara para ser de esa manera parte de las 80 mil personas que, de acuerdo a cifras oficiales del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) se adicionaron las 435 mil 296 que ya estaban en el listado de la informalidad en la región al cierre de 2015 para un total de 515 mil 296.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) se trata de empleos precarios por lo que Damiano Del Vescovo, presidente de Fedecámaras Carabobo, advierte una tasa de desempleo alarmante que ronda el 50% al sumar a la informalidad las 62 mil 969 personas económicamente activas desocupadas reconocidas por el INE hasta el segundo semestre del año pasado, que da cuenta de 578 mil 265 carabobeños sin un empleo formal del millón 188 mil 404 mayores de 15 años que forman el censo del ente oficial como la población apta para ser insertada en el campo laboral en la región.

Todo esto como consecuencia de una severa crisis económica que ha deprimido el poder adquisitivo de los venezolanos y ha provocado una caída de 50% en la actividad industrial en los sectores primario, secundario y terciario, sumado a la grave situación social que se ha generado producto de la escasez de productos básicos.

Menos empresas

La zona industrial en Carabobo trabaja a menos de 25% de su capacidad instalada. Del Vescovo indicó que el sector de la construcción tuvo una contracción de 30%, el de comercio y servicios de 32%, el manufacturero en 45% y el primario, que es el agroindustrial, está prácticamente paralizado “porque se ha convertido a Puerto Cabello en el granero de Venezuela al importar 90% de los cereales, leche, carne y pollo, cuya compra en el exterior cada vez es menos por la indisponibilidad de caja de dólares.

El resultado es claro: el año pasado en Carabobo habían cerrado alrededor de 10 mil empresas entre comercio, pequeña y mediana industria, y hasta junio de 2016 ya se ha cubierto 52% de esa dramática cifra con cinco mil 200 compañía que que han bajado sus santamarías definitivamente.

A todo esto se le suma los hechos delictivos contra las unidades que transportan mercancía, alimentos en su mayoría. Al menos 50 gandolas han sido objeto de robos y ataques en lo que va de año en la región. “Esto es un ingrediente adicional a la inseguridad jurídica, además de las extorsiones y secuestros”.

Sin milagros posibles

“El tiempo de los milagros ya pasó”, aseveró el presidente de Fedecámaras. “Así mañana el Fondo Monetario Internacional (FMI) nos preste 20 mil millones de dólares nosotros no vamos a poder en el corto plazo salir de la crisis alimentaria.

Reiteró que lo que se requiere es un cambio urgente al modelo económico, retomar la senda de la producción, sin retóricas ni ideologías, sino recatando la propiedad privada, sincerando el presupuesto nacional y generando ambiente propicio para que haya inversión. La devolución a sus dueños de todas las empresas estatizadas es un paso que hay que dar, “desde que el Gobierno las tomó no han sido más que un desaguadero económico de recursos fiscales, no producen empleos ni bienes ni servicios y no le dan beneficio alguno al país”.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.