COMPARTE

AFP

A nivel de clubes, ha ganado todos los títulos posibles, individual y colectivamente, pero la gloria sigue siendo esquiva para Cristiano Ronaldo con Portugal, por lo que la Eurocopa de Francia se presenta, quizá, como su última oportunidad de ganar algo con su país.

A sus 31 años, jugará su cuarto campeonato continental de naciones, un torneo en el que se dio a conocer internacionalmente en 2004, llevando a su selección a la final, perdida ante Grecia, el mejor resultado de Portugal en una Eurocopa.

Desde entonces, los portugueses esperan mucho de un jugador que ha ganado tres veces el Balón de Oro tanto en mundiales como Eurocopas, unas esperanzas que se han traducido a menudo en lágrimas y desesperación.

En 2008, apenas un mes después de conquistar la Champions con el Manchester United, Ronaldo, que ya se hablaba de un inminente pase al Real Madrid que no llegaría hasta un año después, y Portugal no pasaron de cuartos, eliminados por Alemania.

Cristiano Ronaldo dos Santos Aveiro estaba llamado a la gloria desde que, con 16 años, jugó con los equipos sub-16, sub-17, sub-18 y con el filial del Sporting de Lisboa, hasta debutar con el primer equipo.

Dos años después, Sir Alex Ferguson lo fichó para el Manchester United, después de haber quedado impresionado por aquel joven durante un amistoso. En Inglaterra, el número 7 quedó asociado a Ronaldo.

En 2012, tras marcar 60 goles con el Real Madrid, que sirvieron para acabar con el dominio del Barcelona de Guardiola en la Liga, las expectativas sobre Ronaldo eran grandes y CR7 cumplió en gran parte, clasificando a su equipo para los cruces pese a que Portugal estaba en el grupo de la muerte, junto con Holanda y Alemania, pero su camino acabó en semifinales, de la forma más cruel, en los penales y frente a una selección, España, plagada de jugadores del Barça.

DOS RÉCORDS A SU ALCANCE

En Francia, Ronaldo puede convertirse en el primer futbolista en marcar en cuatro Eurocopas y está a solo tres del récord (9) de Michel Platini en el torneo europeo.

Ambos récord parecen asequibles para el líder de un equipo que en la primera fase tendrá un grupo asequible, junto a Islandia, Hungría y Austria.

Eso le valdría también para seguir sumando puntos en su eterno duelo con el argentino Lionel Messi por el Balón de Oro.

Otra cosa será el título colectivo, que se ha convertido en una especie de obsesión.

“Habrá más oportunidades de ganar la Eurocopa en mi carrera y borrar así esta gran decepción”, dijo cuando tenía 19 años, tras perder la final contra Grecia en 2004. El problema es que ahora ya tiene 31 y el título con Portugal sigue sin llegar.

En Francia tendrá otra oportunidad. ¿La última?

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.