COMPARTE

Un agente de la DEA testificó el jueves que una investigación a dos sobrinos de la primera dama de Venezuela, comenzó después de que un narcotraficante que cooperaba con las autoridades estadounidenses le informó de una reunión arreglada por el hermano de Cilia Flores, quien es un alto funcionario policial.

El agente declaró ante una corte federal en Manhattan sobre lo que había originado la investigación a Francisco Flores Freitas y a Efraín Antonio Campo Flores, sobrinos de la primera dama.

Ante la corte, el agente especial de la DEA Sandalio Gonzalez testificó que la investigación comenzó luego de que un testigo que cooperaba con la agencia en Honduras, un narcotraficante conocido como “El Sentado”, le dijo en octubre que un funcionario venezolano llamado Bladimir Flores iba a enviar a un sobrino para reunirse con él.

“Él (testigo cooperante) indicó que esos individuos querían volar aviones cargados de droga a Honduras con planes de vuelo”, dijo Gonzalez.

Sin embargo, no aclaró el rol de Bladimir Flores, hermano de Cilia Flores y quien es inspector general de la policía de investigación de Venezuela, conocida como Cicpc.

La defensa de Francisco Flores Freitas y Efraín Campo Flores, sobrinos de la primera dama de Venezuela, puso en duda la reputación de los informantes de la DEA, cuya colaboración con el Gobierno llevó a que fueran acusados de conspirar para llevar droga a Estados Unidos.

Durante la primera audiencia de supresión de evidencias con miras al juicio por presunto narcotráfico previsto para comenzar en noviembre en la corte federal en Manhattan, los abogados dijeron que los informantes, que no han sido identificados, eran mentirosos y que mientras cooperaban y recibían una compensación económica de la DEA estaban en el negocio del narcotráfico.

Incluso señalaron a uno como consumidor de cocaína y que un informante de Honduras, que usaba silla de ruedas y fue asesinado en ese país, debía más de un millón de dólares.

Igualmente, durante el interrogatorio al principal agente del caso, Sandalio González, los abogados señalaron los comentarios sexistas, racistas y vulgares de uno de los informantes.

Uno de los seis abogados de la defensa, al que se unió recientemente Elisabeth Espinoza, de origen colombiano, cuestionó a González si no sabía que los informantes eran narcotraficantes y que gastaban el dinero que le pagaba la DEA para comida y hotel en drogas y prostitutas.

De acuerdo con el agente, él autorizó varios pagos de 10.000 dólares para informantes y aseguró que desconocía el uso que le daban al dinero. Pero en el interrogatorio con la Fiscalía confesó que las prostitutas eran pagadas por Flores y Campo.

El agente señaló que el pasado junio dos de los informantes fueron confrontados por la DEA sobre su negocio ilegal de drogas. Ambos están ahora presos por narcotráfico, pero no se dieron más detalles.

En esta primera audiencia se conoció cómo ocurrió el arresto, el pasado 10 de noviembre, en un hotel de Haití de los sobrinos de Cilia Flores, esposa del presidente Nicolás Maduro.

Con informaciòn de EFE/NTN24 Venezuela.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.