COMPARTE

Luis Alejandro Borrero | @LABC7

Dayrí Blanco | @Dayriblanco07

Tribunales penales de cinco estados —Apure, Aragua, Bolívar,
Carabobo y Monagas— admitieron el jueves las denuncias que hizo el chavismo
sobre fraude electoral en la recolección del 1% de las firmas del Registro
Electoral Permanente: un requisito previo que estableció el Consejo Nacional
Electoral (CNE) para la posterior activación del referéndum revocatorio contra
el presidente Nicolás Maduro. Para ello, según el artículo 72 de la
Constitución, sólo se exige el 20% de las voluntades de electores en la circunscripción
correspondiente al cargo del funcionario que pretende ser revocado. “Lo que han
hecho es increíble. No se puede conculcar un derecho, por muy penal que sea una
sentencia”, desprestigió Cecilia Sosa, expresidenta de la Corte Suprema de
Justicia.

Es vinculante y taxativo. “Ningún acto que no sea de
naturaleza legal puede restringir el derecho al revocatorio”. Eso dice la
sentencia de la Sala Constitucional del 4 de julio de 2007, que hizo un recurso
de interpretación sobre el artículo 72 de la Carta Magna. “A la sentencia de la
Sala Electoral que pide la recolección del 20% por estado la mató esta
sentencia anterior de la Sala Constitucional”, explica Sosa.

Es una burda maniobra política. Visto que la Sala
Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) no quiso sacarles (al
chavismo) la sentencia general decidieron sacar a los jueces que tienen puestos
en algunos estados para dictar estas decisiones, opina la constitucionalista.
“Están recurriendo a una argucia inconstitucional”.

Sosa estima que la demanda penal se hizo contra los
representantes de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en cada estado. “Lo
han dicho muchas veces, no es contra el que firma, sino contra la
organización”. Como la oposición fue obligada a que se legitimara como partido
para recoger el 20% (a través del requisito del 1%) la sentencia penal podría
hacer responsables a los directores regionales de la MUD. “Es una aberración.
Si están en tribunales penales es porque consideran el fraude como delito
penal”.

A juicio de Sosa la MUD sale fortalecida luego de las
sentencias en las regiones. “Esto es un fraude montado por el Partido
Socialista Unido de Venezuela (PSUV)” . Cuando el CNE permitió que el PSUV
participara en la comisión que revisaría los requisitos para validar el proceso
previo del referéndum permitió que el chavismo tomara riendas en la
manipulación de la información electoral para construir un engaño, añadió.

Sosa imagina que se trata de una jugada de primera fase.
Estas sentencias, que harán correspondencia a la decisión de la Sala Electoral
—cuando dictaminó que el 20% tenía que ser por estado— podría servir para luego
apoyarse en esta última y truncar el revocatorio. “Si se evita la recolección
de las firmas, y quieren hacer valer la sentencia de la Sala Electoral, no
habría condiciones para convocar al referéndum”.

Hay que tener sangre fría. Pensar. “Esta estrategia es para
que la gente se desanime”. El tsunami de personas que está preparado para los
días 26, 27 y 28 de octubre hará que la recolección de firmas y huellas
(voluntades) no la pare nadie, dijo la doctora. Si el CNE se negara a otorgar
las máquinas para el proceso de recolección, la MUD debería movilizarse y realizarlo
manualmente, recomienda.

La MUD no es la oposición; ni el revocatorio es de esa
organización. La ciudadanía debe buscar mecanismos que le permitan demostrar la
fuerza de un derecho que no se está regalando, exige Sosa. “Somos pueblo, y
queremos revocatorio”.

Carabobo: Mala Espina 

Hay señales claras que indican un atraso desde el CNE. Para
el jueves 20 se esperaba la llegada de las máquinas captahuellas y todo el
cotillón electoral en estados alejados a la capital como Táchira, Delta Amacuro
y Amazonas. Pero el envío no se hizo. La planificación establece que el viernes
21 el kit debe llegar a las regiones centrales, sin embargo, se conoció que en
el ente comicial no se prepara nada al respecto.

Para este jueves también estaba prevista la acreditación de
los testigos de cada una de las 417 mesas que se instalarán en Carabobo para la
recolección del 20% de las manifestaciones de voluntades como último paso para
la activación del revocatorio. Pero en la Oficina Regional Electoral (ORE),
ubicada en el sector Padre Alfonzo de Valencia, no fueron recibidos los
delegados de la MUD por el director del lugar, Julio Pérez. En en el lugar un
inusual contingente de la Policía de Carabobo resguardaba durante toda la
mañana.

Para la fecha tampoco se cuenta con el manual de
funcionamiento de las máquinas que debe ser suministrado por el CNE al menos un
mes antes del proceso, y en esta ocasión el documento ni siquiera ha sido
enviado a imprenta. “Esto me da mala espina”, dijo un vocero ligado a la MUD.

 Estos fueron parte de los comentarios expresados en la red social Twitter: 

Ningún Tribunal anunciado por algunos enchufados puede parar proceso electoral del Pueblo!El jalabolismo de algunos no tiene límites!

— Henrique Capriles R. (@hcapriles) 20 de octubre de 2016

.@AmeliachPSUV El jalabolismo con ollas judiciales no cambiara la decisión de todo un pueblo #VanPaFuera pic.twitter.com/SygcDux59U

— Armando Amengual (@ArmandoAmengual) 20 de octubre de 2016

El único fraude es querer desconocer la voluntad popular. #RR2016 #CambioYa

— Alejandro Feo LaCruz (@afeolacruz) 20 de octubre de 2016

No caeremos en la trampa del desánimo para el revocatorio https://t.co/T8TM7xSo5N pic.twitter.com/1wym6hzLtB

— ENZO SCARANO (@ENZOSCARANO) 20 de octubre de 2016

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.