COMPARTE

Londres, 22 jun (EFE).- El
sistema binario de agujeros negros que permitió detectar por primera vez ondas
gravitacionales, el pasado septiembre, ha sido descrito en detalle por
científicos polacos en un estudio que publica hoy la revista Nature.

Las vibraciones en el
espacio-tiempo que captó el Observatorio estadounidense de interferometría
láser (LIGO) fueron provocadas por el choque de dos agujeros negros que
provenían de sendas estrellas supermasivas, de entre 40 y 100 millones de masas
solares, según modelos matemáticos elaborados en la Universidad de Varsovia.

Ambas estrellas se formaron unos
2.000 millones de años después del Big Bang, según esas estimaciones, y fueron
probablemente unas de las más brillantes y masivas del universo durante sus 5
millones de años de vida.

Hace 1.200 millones de años, los
dos agujeros negros a los que dieron lugar chocaron en un cataclismo que formó
el sistema binario GW150914 y que fue detectado en 2015 por instrumentos de
alta precisión en la Tierra.

Las dos estrellas originales
tenían una composición relativamente pura, en la que predominaban el hidrógeno
y el helio, con menos de un 10 % de elementos pesados como carbono, oxígeno y
hierro.

El grupo liderado por Krzysztof
Belczynski ha elaborado un modelo que les permite describir la evolución de los
sistemas estelares binarios desde el nacimiento del universo hasta el presente.

Los científicos han comparado las
características del sistema detectado por el LIGO con la lista de objetos que
arrojan sus estimaciones matemáticas para identificar aquél que mejor encaja
con los datos y que probablemente provocó las señales detectadas.

El trabajo de Belczynski es uno
de los primeros que aprovecha la información captada a través de ondas
gravitacionales para arrojar luz sobre las características de objetos
astronómicos lejanos.

“Hasta ahora, el colapso del
núcleo en las supernovas era la última etapa que podía utilizarse para definir
la naturaleza de sus estrellas progenitoras”, señala el físico de la
Universidad de Auckland John James Eldridge en un artículo en Nature que
acompaña al trabajo de los investigadores polacos.

La técnica matemática elaborada
por Belczynski, junto con los datos obtenidos por el observatorio LIGO, abren
“un nuevo camino para poder juzgar la precisión de los modelos de
formación estelar y evolución cósmica durante toda la historia del
universo”, señala Eldridge.

La publicación de este estudio se
produce apenas una semana después de que se detectaran por segunda vez las
ondas gravitacionales que el físico Albert Einstein predijo en su Teoría
General de la Relatividad, de nuevo en el LIGO estadounidense. 

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.