COMPARTE

AFP

La eliminación temprana de la
selección brasileña de la Copa América Centenario corona una seguidilla de
fracasos y deja en la cuerda floja al entrenador Carlos Dunga, quien había sido
contratado para recuperar el prestigio del pentacampeón mundial.

En la Copa América que se
disputa en Estados Unidos, Brasil cosechó un deslucido empate sin goles ante
Ecuador, aplicó una goleada por 7-1 al modesto Haití, y cayó por 1-0 ante Perú
en el partido que selló su suerte.

El saldo no podía ser más
devastador para la otrora temible selección: apenas le hizo goles al Haití, y
además fue el único equipo que sufrió un gol de ese limitado seleccionado
caribeño.

Es la primera vez desde 1987
que Brasil deja una Copa América en primera ronda.

Pero más allá de los resultados,
el fútbol que presentó Brasil en sus tres partidos fue de lo más confuso que el
equipo expuso después de la catastrófica Copa del Mundo de 2014.

En las eliminatorias
sudamericanas para la Copa del Mundo Rusia-2018 Brasil está anclado en sexto
lugar, y por el momento fuera del torneo.

Este escenario torna
insostenible la situación de Dunga al frente de la selección, y la pregunta
ahora es cuando la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) le mostrará la
tarjeta roja.

La proximidad de los Juegos
Olímpicos de Rio de Janeiro, en los que Brasil desea conquistar la medalla de
oro, el último gran trofeo mundial de fútbol que nunca ganó, es un factor que
complica y, al mismo tiempo, el catalizador del cambio.

Así, la decisión que la CBF
debe adoptar es si conviene empezar de inmediato el trabajo de un nuevo
entrenador, o si es conveniente esperar los dos meses que faltan para el torneo
olímpico de fútbol.

– Solo le temo a la
muerte –

Luego de la derrota ante Perú,
al ser consultado si sentía temores sobre su continuidad en el cargo, Dunga se
encogió de hombros: “lo único que temo es la muerte”, rechazó.

Para el entrenador, el fútbol
brasileño atraviesa una fase “de transición” y se torna necesario
tener paciencia hasta que aparezcan los resultados.

En la visión de Dunga, la
eliminación de Brasil en la Copa América no se debió al mediocre nivel de juego
presentado o en la incapacidad de convertir goles ante equipos bien armados.

La eliminación de Brasil, dijo,
fue consecuencia de “imponderables” como la validación de un gol
anotado por un jugador peruano con el brazo.

Ya en la salida del estadio,
los jugadores dejaron al descubierto un abismo, al alejarse de ese discurso y
admitir que es necesario que la selección se replantee todo desde el inicio, y
no apenas responsabilice al árbitro.

“No es el momento de
buscar culpables, sino de que cada uno haga su autocrítica”, dijo a la
prensa el capitán de la selección, el zaguero Miranda.

Para Dani Alves, el error del
árbitro “no sirve como disculpa”, y expresó su convicción de que
“tenemos que revisar conceptos y reflexionar sobre lo que podemos hacer de
forma diferente”.

El mediocampista ofensivo
Willian incluso fue más allá y entreabrió la puerta a una velada crítica a la
decisión de Dunga de no pensar en alteraciones durante el partido contra Perú.

“Es una opción del
entrenador, no puedo decir porqué no hizo substituciones. Pienso que él creyó
que el equipo estaba bien, no lo sé, y decidió no cambiar”, dijo Willian.

Después de la histórica paliza
por 7-1 sufrida a manos de Alemania en semifinales del Mundial-2014, Brasil
decidió que había llegado el momento de rever todo el sistema de selecciones y
los métodos de trabajo, y contrató a Dunga para conducir el proceso.

Pero el escándalo que
posteriormente descabezó a la FIFA golpeó brutalmente a Brasil, al punto que el
actual presidente de la CBF, Marco Polo del Nero, no puede salir del país por
riesgo de ser arrestado.

Dunga es el personaje de la crónica
de una caída anunciada, pero con o sin él la CBF tendrá mucho trabajo por
delante para recuperar el prestigio de la legendaria camiseta amarilla con
vivos verdes.

 

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.