COMPARTE

EFE

La agencia de salud de Estados Unidos encargada de la respuesta al brote del zika anunció este martes que está sin fondos para continuar su labor, una nueva llamada al Congreso para que apruebe la partida pendiente a su vuelta del receso estival.

“Básicamente, estamos sin dinero”, afirmó el director de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), Tom Frieden, en declaraciones a varios medios locales en Washington.

Este es el llamamiento más urgente que lanzan los CDC desde que en febrero pidieran al Congreso aprobar la totalidad o al menos una parte de los 1.900 millones de dólares solicitados por el presidente Barack Obama.

Los congresistas dejaron sin resolver el tema del zika, enzarzados una vez más en su lucha partidista, antes de irse al receso estival, del que vuelven la próxima semana tras el festivo del “Labor day”, el 5 de septiembre.

Los CDC, que lideran la respuesta del Gobierno ante el actual brote de zika, ya se gastaron o tienen presupuestados un total de 222 millones que lograron arañar desviando fondos de distintas asignaciones del Departamento de Salud.

Alrededor de la mitad de esos fondos se enviaron a las agencias de salud locales y estatales, mientras que el resto se destinó a desarrollar nuevas pruebas diagnósticas, a las campañas de prevención y concienciación pública y a contratar personal para gestionar los brotes en Puerto Rico y el sur de Florida, donde hay contagio local del virus.

Los CDC ya se gastaron 193,7 millones y lo que resta hasta 222 ya lo tienen apalabrado o previsto para futuros gastos.

Cuando los legisladores retomen la actividad tras su receso tendrán menos de un mes para aprobar la ley de gasto público, que si no incluye la financiación del zika, hará imposible que los CDC continúen con su tarea, advirtió hoy Frieden.

“Ya ahora hay muchas cosas que no podemos hacer”, subrayó el director de los CDC, una agencia que con los fondos que ha recibido hasta ahora no puede invertir lo necesario en desarrollar pruebas para el zika y métodos para el control del mosquito “Aedes” que lo transmite.

A principios de agosto el Gobierno anunció que, ante el riesgo de quedarse sin recursos a finales de mes, usaría para combatir el zika un total de 81 millones de dólares del Departamento de Salud asignados inicialmente a otros programas.

Obama pidió los fondos de urgencia para el zika en febrero y la batalla legislativa concluyó a finales de junio con el bloqueo de los demócratas del Senado al proyecto de ley de financiación para el virus después de que los republicanos añadieran al texto ciertas enmiendas no relacionadas con el combate a la enfermedad.

En abril el Gobierno decidió transferir a la lucha contra el zika 589 millones de dólares, en su mayoría procedentes de fondos aprobados para combatir al ébola.

El sur de Florida, Puerto Rico y las Islas Vírgenes tienen transmisión local del virus, mientras que en el conjunto de Estados Unidos hay más de 2.000 casos importados, de personas que se contagiaron en otro país.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el pasado 1 de febrero que las malformaciones congénitas (sobre todo microcefalia) y los trastornos neurológicos (Síndrome de Guillian-Barré) ligados al contagio del zika constituían una emergencia sanitaria de alcance internacional, pero descartó incluir como tal el brote en sí mismo.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.