COMPARTE

Lasmayores.com

El torpedero venezolano Elvis Andrus es uno
de los jugadores más bromistas en los Rancheros
de Texas. Le gusta hablar sin parar, echarles cubos de agua helada a sus
compañeros y molestar de manera juguetona al antesalista dominicano Adrián
Beltré.

Pero durante las
primeras dos semanas de la campaña, Andrus ha recalcado que su personalidad
tiene otro lado. El infielder ha demostrado su fuerza mental. Lleva promedio de
.351, ha realizado todas las jugadas de rutina a la defensa y ha ayudado a
Texas a encabezar la Liga Americana en doble–matanzas.

Si la gente se
preguntaba si Andrus se recuperaría de lo que ocurrió en el Juego 5 de la Serie
Divisional de la Liga Americana el año pasado–cuando el paracorto cometió dos
errores claves–el campocorto ya borró dicha interrogante. Andrus arrancó su
octava temporada con los Rancheros tratando de mantener su alto nivel en una
posición mayormente para jugadores jóvenes y con la competencia de prospectos
que esperan su oportunidad detrás de él.

“Básicamente,
por lo que he visto, si no cuentas con esa mentalidad, no hubieras manejado esa
situación como lo ha hecho él”, señaló el piloto de los Rancheros, Jeff
Banister. “Durante toda la temporada muerta el muchacho vino a demostrar
la clase de persona que es y que quiere ser. Pienso que tiene una gran
tenacidad. Tiene la capacidad de superar las cosas que no salen a la
perfección.

“Le encanta
jugar. Tiene una gran alegría en este juego. Aunque en ocasiones los peloteros
demuestran su frustración, de todas maneras salen a jugar con entusiasmo y
alegría”.

Los momentos
difíciles vinieron en la séptima entrada del Juego 5 en Toronto en octubre pasado.
Texas tenía la ventaja por 3-2, pero Andrus cometió dos errores en jugadas de
rutina detrás de Cole Hamels.
Los Azulejos reaccionaron para triunfar
6-3 y la temporada de los Rancheros llegó a su fin. Lo único que faltaba era
ver cómo Andrus respondería tras el derrumbe.

Su respuesta fue
convertirse en un líder en los entrenamientos de temporada muerta del equipo en
Arlington, decidido a no dejar que una entrada lo mantuviera con la moral baja.

“Definitivamente
pensé en eso durante un buen tiempo, pero creo que eso le sucede a cualquier
jugador durante su carrera”, explicó Andrus. “Como siempre he dicho,
no dejaré que ese momento defina quién soy como pelotero. Lo traté de usar como
motivación y eso fue lo que hice toda la temporada muerta. Lo usaré para seguir
mejorando”.

Un promedio de .351
en 13 compromisos puede ser una pequeña muestra. Pero Andrus bateó .230 en
abril de cada una de las dos campañas anteriores.

“Me siento
bien”, declaró Andrus. “En la temporada trabajé en no hacer más de la
cuenta. No estoy tratando de pensar mucho, sino ver la mayor cantidad de
lanzamientos y tratar de embasarme lo más posible”.

Es fácil olvidarse
de que Andrus fue el torpedero titular en dos equipos que ganaron el título de
la Liga Americana, pero eso fue hace cinco años. El venezolano tiene 27 años de
edad y ahora está en su octava temporada con los Rangers. El reto es seguir
siendo el mismo Elvis Andrus.

“Sigo
aprendiendo”, manifestó Andrus. “Tengo bastante experiencia ahora.
Creo que no he cambiado mucho. Trato de simplificar las cosas y no hacer nada
diferente. La lección principal es que debo mejorar en mis puntos fuertes y
seguir trabajando para que mis debilidades se conviertan en puntos fuertes.

“En estos
momentos me encuentro en un buen punto tanto en el aspecto físico como
mental”.

Los Rancheros lo
necesitan en su mayor nivel, porque apenas está comenzando su segunda campaña
de una extensión de contrato de ocho años. Andrus está bajo contrato hasta el
2022.

También hay un
grupo de jugadores ansiosos por apoderarse de su puesto. El torpedero suplente
es el dominicano Hanser Alberto y Jurickson Profar está viendo acción en Triple-A. De los
principales 30 prospectos en la organización de Texas, tres — Josh Morgan y
los dominicanos Yeyson Yrizarri y Michael de León — son campocortos.

Todos quieren ser
como Andrus.

“También
estuve en esa situación”, indicó Andrus. “No hay nada malo con eso.
Es un deporte — cada año es más difícil. Hay más talento joven. Ellos son
jóvenes pero yo también estoy joven. Por ahora sólo quiero disfrutar del juego.
Ya no debo pensar en lo que pasó el año pasado, sino usarlo a mi favor.

“En estos
momentos no hay problemas”.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.