COMPARTE

Una profesión como la periodística, de grandes
retos y compromisos en lo personal y laboral, ha alcanzado en Venezuela,
durante los últimos diecisiete años, niveles de exigencia jamás conocidos en
otras etapas de nuestra historia.  Si hay
algo que caracteriza el entorno en el que desarrollan su actividad los
periodistas venezolanos es el constante y opresivo asedio por la acción del
Estado, sus politizados cuerpos represivos y sus activistas, señala la
coordinadora de la organización  Expresión Libre, Silvia Alegrett, en
comunicado de prensa.

Este asedio, ya consolidado como una política
de Estado, se ha expresado en una lamentable gama de excesos e irregularidades:
restricciones en las fuentes de información, obstrucciones de variado tipo a la
labor de búsqueda de las informaciones con especial énfasis en los registros
gráficos y audiovisuales, estigmatización de la profesión periodística por
parte del discurso oficial, lo que ha conducido a que desde los cuerpos de
seguridad y activistas oficialistas se incurra en un trato irrespetuosoo
violento hasta la crueldad para con los reporteros, como si de enemigos de la
paz ciudadana o antisociales se tratara.

 Las detenciones arbitrarias, sin distingo de sexo, daño y robo de equipos y
despojo o destrucción del material informativo han sido cada vez más frecuentes,
afirma Alegrett.


Asedio
a los medios

Y cuando las restricciones no son contra el
periodista, entonces alcanza a los medios donde trabajan. Es largo, abultado y devastador el
historial de agravios: cerco legal, amenazas, cierres, multas, sanciones
administrativas, dilación en el otorgamiento de licencias, la discriminación en
el otorgamiento de pautas publicitarias y de insumos para la confección de
diarios,
lo cual se ejerce mediante el monopolio, como lo hace la
tristemente célebre Corporación Alfredo Maneiro. Pero tal vez la peor de todas
sea el socavamiento de las bases económicas de los medios, consecuencia en
algunos casos de la destrucción de la economía nacional, muchos de los cuales
han desaparecido o están amenazados de cierre.

Cuando se observa toda esta hostil
problemática en retrospectiva, hay un claro y afortunado balance para
Venezuela: los periodistas, especialmente nuestros jóvenes reporteros, en medio de
limitaciones operativas y económicas, riesgos y amenazas, se mantienen inquebrantablemente
firmes en el cumplimiento del deber de mantener oportuna, ética y verídicamente
informada a la comunidad, sin detenerse frente a ninguno de los obstáculos que
la tumultuosa y compleja realidad cotidiana les pone por delante.
 Valga recordar los premios internacionales que
en años recientes han obtenido nuestros colegas.

Y en el cumplimiento de su mandato profesional
es indudable que han contado con el acompañamiento en primer plano de los
gremios periodísticos, a lo cual se han sumado valiosas organizaciones no
gubernamentales que con su experiencia y dinamismo también han contribuido a
dar soporte y visibilidad a sus luchas y han reforzado la solidaridad entre los
colegas.

Contamos hoy en Venezuela con una invalorable
red de defensa de la labor profesional. Gremios y organizaciones civiles son merecedores
del reconocimiento y agradecimiento de toda la sociedad civil, de todos quienes
apoyamos al periodismo y a su rol vital para la vigencia y permanencia del
sistema democrático. Y, en el caso venezolano, de su restablecimiento.

Expresión Libre señala: Gremialistas como
somos, queremos poner énfasis en los retos que tienen nuestras instituciones,
en especial el Colegio Nacional de Periodistas (CNP). Si bien es cierto que ha
podido superar los asedios y amenazas oficialistas de su liquidación, no es
menos cierto que requiere un nuevo impulso para su fortalecimiento
institucional y potenciar sus organismos internos concebidospara contribuir a
la superación profesional y la seguridad social.

No menos importante resulta en esta época decolapso
económico totalmente inédito, que nos ha hundido en la precariedad salarial y el
desempleo, que el CNP vuelva su mirada hacia las atribuciones que lasleyes le asignan
y garantizan en materia de defensa colectiva de las condiciones de trabajo en las
que desempeñan su labor sus más de 23 mil afiliados en las 26 Seccionales de
todo el país.

Ese es uno de los grandes retos, aquí y ahora,
de nuestro Colegio. Y para ello la participación,el debate interno para el
aporte de las ideas de todos, con transparencia y sinceridad, son siempre la
primera prioridad.

El comunicado señala que este 27 de junio, la más importante efeméride
nacional de los periodistas venezolanos, le hacen llegar a nombre de Expresión Libre, Comunicadores para la
Paz y la Democracia, su saludo de felicitación, el reconocimiento más fraterno
y solidario por sus esfuerzos y, sobre todo, nuestros deseos de que unidos
podamos seguir contribuyendo a impulsar mejores tiempos para nuestra profesión
y, sobre todo, para el pueblo venezolano sin ningún distingo. (DA)

 

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.