COMPARTE

AFP

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan anunció el sábado que quería poner bajo su control directo los servicios de inteligencia y a los jefes del estado mayor, reforzando su poder dos semanas después de un fallido golpe de Estado militar.

“Vamos a introducir (en el Parlamento) una pequeña reforma constitucional que, de ser aprobada, podrá el servicio nacional de inteligencia (MIT) y los jefes del estado mayor bajo control de la presidencia”, declaró en una entrevista a la cadena de televisión A-Haber.

Para que la reforma sea adoptada, deberá lograr una mayoría de dos tercios en el parlamento, por lo que el gobierno islamoconservador del AKP necesitará el apoyo de ciertos partidos de la oposición.

Dos de estos últimos se reunieron con Erdogan hace unos días y dijeron estar dispuestos, según el primer ministro Binali Yildirim, a trabajar en el cambio de la Constitución.

Escuelas cerradas

Asimismo, Erdogan señaló el sábado que tiene previsto cerrar todas las escuelas militares y crear una universidad nacional encargada de formar a las fuerzas armadas.

Estas declaraciones llegan tras una semana en la que ha tenido lugar una profunda reestructuración del ejército, después del despido de cerca de la mitad de sus generales y almirantes (149) tras la intentona golpista del 15 de julio.

Una pequeña parte del estamento, entre la que figuraban varios altos mandos militares, tomó tanques, aviones de combate y helicópteros para tratar de derrocar al gobierno de Erdogan, sin éxito por el gran apoyo popular al presidente. Unas 270 personas murieron esa noche.

El estado de emergencia instaurado poco después del levantamiento podría ser prologando, como lo hizo Francia tras los atentados yihadistas, declaró Erdogan.

Desde el 15 de julio, 18.699 personas han sido detenidas y 10.137 inculpadas y puestas en detención preventiva, según el presidente turco.

Diecisiete periodistas de los 21 que comparecieron ante un tribunal de Estambul despertaron en prisión este sábado, inculpados por sus supuestos vínculos con “una organización terrorista”, según la agencia oficial Anadolu.

Ankara acusa al predicador exiliado en Estados Unidos, Fethullah Gülen, y sus partidarios, calificados de terroristas, de haber organizado el golpe de Estado abortado.

Entre los periodistas encarcelados figuran la periodista estrella y ex diputada del partido de Erdogan, Nazli Ilicak, y ex miembros del diario Zaman, pro-Gulen y que fue puesto bajo control del gobierno “Estas detenciones son inaceptables” estimó Mustafa Akyol, editorialista del diario Hurriyet.

“No es normal estar deteniendo periodistas. Este país no debería repetir este tipo de errores” sostuvo por su parte el comentarista Bulent Mumay, uno de los cuatro periodistas liberados ayer del grupo de 21 que fue presentado ante los tribunales.

El ministro de Asuntos Exteriores, Mevlut Cavusoglu, salió a defender las medidas adoptadas contra la prensa (que han incluido el cierre de más de un centenar de diarios, televisoras, radios, revistas y casas de edición) al enfatizar que es necesario separar de un lado a los golpistas y del otro !a los que hacen un verdadero periodismo”.

Pero con más de 2.700 jueces suspendidos es “inconcebible” esperar procesos justos para lo miles de sospechosos del régimen, dijo a la AFP el juez francés Marcel Lemonde, que ofició entre 2012 y 2014 como experto del programa del Consejo Europeo para la modernización de la justicia turca.

El magistrado denunció “una independencia judicial sistemáticamente atacada” por el gobierno y la aplicación de un “clima de terror” desde 2013.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.