COMPARTE

Dayrí Blanco|@DayriBlanco07

No es mucho pedir. Se trata solo de lo justo. 10% de los 117,5 millones de dólares que invirtió diariamente el Gobierno para las importaciones de 2014, es lo que necesitan las 300 mil personas que dependen económicamente de Cervecería Polar. Son 12 millones de dólares lo que cuesta un cargamento de 18 mil toneladas de cebada malteada que garantizaría al menos la producción en las cuatro plantas de la firma por cinco semanas. Pero desde el Ejecutivo no hay respuestas y este viernes 29 se apagan las líneas en San Joaquín, la más grande.

16 millones de litros semanales se dejarán de elaborar entre cerveza y malta en esa planta de Carabobo que representa el 40% de la producción de la compañía. Ya entre la de Los Cortijos y Oriente que se detuvieron el jueves 21 de abril, y la de Morelos que suspendió operaciones el lunes 25, se dejaron de colocar en el mercado 24 millones de litros de los que 90% es cerveza y 10% malta. Todo como consecuencia de la falta de materia prima importada para la que la firma tiene los bolívares necesarios para cancelar a cualquier tasa.

Marisa Guinand, directora de Cervecería Polar, relató que en febrero llegó último cargamento de insumos. Ya esas 18 mil toneladas se agotaron, así como pasará con el inventario de malta y cerveza que quedará tras la paralización de San Joaquín, “a lo sumo alcanzará para dos semanas o menos”.

El temor de la suspensión

No hay más alternativa. La suspensión laboral para la nómina de mil 400 trabajadores de Carabobo se dará a partir del 29 de abril. Cada uno al finalizar su turno será informado de la medida, tal como pasó con los mil de Morelos, 700 de Los Cortijos en Caracas, y los 600 de Oriente.

También se sumarán los 998 de las 21 agencias de distribución del territorio centro, integrado por los estados Carabobo, Aragua, Guárico, Apure y Cojedes. Y los del resto de las 62 agencias del país, para un total de 10 mil trabajadores directos y 300 mil indirectos.

Todo se hará apegados al artículo 72 de la Ley del Trabajo que establece la suspensión por 60 días con la garantía de beneficios parafiscales y no salariales. “Sin embargo, hemos tomado la decisión de dar durante el primer mes una remuneración equivalente al salario básico. Los siguientes 30 días recibirán sueldo mínimo nacional, y esperamos no llegar a los dos meses y que el Gobierno autorice las divisas antes”.

Seis semanas

La paralización no es un hecho que se revierte fácilmente. Quedarse sin inventario de materia prima compromete severamente la producción y su reactivación. Una vez la orden de compra emitida al proveedor hasta que está la materia prima en los silos se debe esperar seis semanas para que se activen las máquinas en las plantas.

Hasta el momento no hay cuentas pendientes por cancelar al Banco Central de Venezuela (BCV) porque no hay asignación de dólares.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.