COMPARTE

EFE

Jihad Diyab, el exrecluso del penal de Guantánamo (Cuba) refugiado en Uruguay que realiza una huelga de hambre en reclamo de ser reunido con su familia en otro país, retomará la ingesta de líquidos ante el riesgo “inminente” de perder la vida, informaron activistas allegados a él.

“La situación de Jihad es de riesgo inminente de vida. Ante eso, su grupo de apoyo, que hemos estado acompañándolo desde que llegó de Guantánamo, le pedimos una vez más que empezara a hidratarse un poco y que nos diera tiempo para poder seguir con las negociaciones”, dijo en rueda de prensa la activista Alejandra de Bittencourt, miembro del “Grupo de Apoyo a Jihad Diyab”.

“Hoy aceptó comenzar a hidratarse, en un ‘impasse’ de una semana hasta el lunes próximo que se vuelve a reunir con (Christian Mirza), su nexo con el Gobierno”, agregó De Bittencourt esta noche.

La activista aseguró que la hidratación “tiene que ser de a poco” y “bajo supervisión médica”, por lo que médicos de la Administración de Servicios de Salud del Estado (Asse) vigilarán de cerca el estado del refugiado.

Por su parte, Ana Claudia de León, también miembro del grupo, aseveró que Diyab “aceptó la ingesta de líquidos” ante el “pedido desesperado” de los miembros del colectivo, que “le pedían que no se muriera”.

El próximo lunes, Diyab se reunirá nuevamente con el nexo entre el Gobierno y los seis refugiados de Guantánamo en Uruguay, Christian Mirza, que mantuvo un encuentro hoy con él.

Consultado hoy por Efe, Mirza declinó dar declaraciones, aunque matizó que mañana dará declaraciones a la prensa acerca de la situación del refugiado desde el punto de vista del Gobierno.

Diyab realiza desde hace alrededor de un mes una huelga de hambre y hace alrededor de dos semanas no ingiere líquidos, para reclamar que sea reunido con su familia en un país distinto de Uruguay, preferentemente árabe o de confesión musulmana.

El sirio envió este viernes a través de un video difundido por sus allegados un exhorto al Gobierno uruguayo, al que responsabiliza junto al de Estados Unidos por su situación actual, para que le propusiera una solución y le dio un plazo hasta el domingo para responder.

En el video, afirmaba que Uruguay no debía convertirse en “un segundo Guantánamo”, y proponía retomar su ingesta de líquidos si en el plazo mencionado recibía una propuesta desde las autoridades uruguayas.

Sin embargo, hasta ahora no ha habido un pronunciamiento oficial del Gobierno al respecto de tal postura, aunque medios locales reportaron hoy el descontento de las autoridades por la manera en la que estaba encaminando su protesta.

La semana pasada, el vicecanciller uruguayo, José Luis Cancela, dijo a la prensa que se estaban llevando a cabo negociaciones “en el más alto nivel”, hasta ese momento sin una respuesta afirmativa de ninguna nación.

El sirio abandonó el país a mediados de junio y a fines de julio se presentó en el Consulado uruguayo en Caracas, donde pidió apoyo para completar sus reivindicaciones, pero a la salida de dicha sede diplomática fue detenido por las autoridades venezolanas y deportado a Uruguay semanas después.

Junto a otros tres sirios, un tunecino y un palestino fue acogido en Uruguay en diciembre de 2014 como parte del compromiso del entonces presidente uruguayo José Mujica de colaborar con su par estadounidense, Barack Obama, en el plan de cierre del penal de Guantánamo.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.