COMPARTE

Sara Pacheco 

La llegada de un bebé siempre es un momento de felicidad. Los padres, durante un período que se extiende toda la vida, pero especialmente con la llegada al mundo de un nuevo miembro en la familia, están totalmente enfocados en el bienestar de ese ser minúsculo. La realidad no fue diferente para Luisana Jiménez y Anthony Iriarte, padres por cuarta vez. La niña se llama Luisana Anyelina.

La familia vive en el barrio González Plaza, sector Mi Refugio, justo al lado de la calle Araguaney, del municipio Naguanagua. Rápidamente empezaron a notar como a la pequeña Luisana le salieron brotes en la piel. No era normal. Visitas a varios médicos establecieron diversos tratamientos para aliviar a la niña. Ninguno funcionó.

En el cuarto, donde además dormían sus padres, empezó a percibirse un olor a cloaca. Anthony, plomero de profesión, empezó a indagar. Lo que encontró iba más allá de su entendimiento. Un tubo matriz de aguas negras se reventó dentro de su casa. Lo que pasaba con la bebé era producto de la contaminación, opinó la madre.

Actualmente la casa está deshabitada. Solo dos habitaciones para seis personas. El problema los obligó a mudarse a casa de la madre de Luisana, donde duermen en un colchón en el piso.

Fuimos a Hidrocentro con la junta comunal. Nos dijeron que vendrían con un camión a destapar las bocas de visita que están en la calle, porque están colapsadas, pero no me aseguraron nada, explicó la madre.

La verdad, es que no tienen mucha esperanza, pues una vecina lleva un año llamando a la Hidrológica del Centro. Pide destapar las mismas bocas de visita que le prometieron a Luisana y aún no llegan.

Necesitamos ayuda de la gobernación de Carabobo, Hidrocentro, no sé, pero ya no podemos estar así. Estamos damnificados prácticamente”, resaltó Anthony.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.