COMPARTE

Felícita Blanco

Más de 500 personas, familiares
de los privados de libertad de la Penitenciaría General de Venezuela (PGV)
donde se registra una situación irregular desde hace más de una semana
, se
apostaron frente al ministerio del Servicio Penitenciario en el edificio
Inverunión-Platinum, avenida Venezuela de El Rosal, Chacaito, para exigir que
atiendan sus demandas.

Con un teléfono en altavoz dio
declaraciones Franklin Hernández Quezada(44), el pran “Franklin Guaira”,
acusado de hechos atroces y quien lidera el control del penal. Negó que
hubieran amputado dedos a los internos que no pagan “la causa”, dijo que esas
fotos que circularon por las redes sociales corresponden a otra cárcel, le
pidió a la ministra Iris Varela y al director de Régimen Penitenciario Wilmer
Apóstol Corobo, que atiendan a las personas enfermas que están adentro.

-Nos acusaron de habernos robado
unas granadas del Fuerte Conopima en San Juan, eso es insólito, busquen el
túnel por donde lo hicimos. Querían intervenir el penal porque tenemos granadas
y fusiles del comando de la GN.

Eso es falso. En la PGV hay
10.700 privados de libertad, 1.500 visitantes y 800 niños. Dijo que los tienen
sitiados, no les permiten el ingreso de comida, les cortaron agua y luz,
“queremos evitar una masacre como ocurrió en Uribana, Yare y Tocorón, ya pedí
perdón, vamos a dialogar, vamos a resolver los problemas”.

Un preso murió de tuberculosis y
quedan 27 enfermos, que se están agravando por falta de medicinas. Hay dos en
cama que no pueden levantarse. Piden la oportunidad de hablar, de explicar su
situación, buscar solución a tiempo. Ellos reciben una vez por semana 25 bultos
de arroz y 25 cestas de pollo o carne que les dura día y medio. El resto de la
semana comen de lo que les llevan familiares o compran con las “recolectas,
colaboraciones”. Dijo que no sabe lo que es “la causa”. A los niños les dan
leche completa y arroz. Hay un niño con fiebre.

Franklin estuvo preso 8 años por
robo a mano armada entre 2003 y 2011 y se refugió en la PGV porque “las OLP me
querían matar. Yo pagué mi condena, salí a hacer mi trabajo de albañilería,
pero aquí estoy con mis hijos, yo no quiero que ellos mueran. Me amenazaron por
ser hermano de “trompeta”, de “leo”, y hay que salvar la vida”.

Los manifestantes pedían la
destitución de Apóstol y José Mendoza. Piensa que la ministra Varela “lo está
haciendo muy mal, que quiere, que le aplaudan las masacres que ha hecho,
creerle a un vigilante, al jefe de régimen que hace con nosotros lo que le da
la gana?. En la cárcel modelo lo que les dan es tabla y agua para levantarlos,
aquí en ningún momento lo permitimos. Me gustaría invitarlos a las
instalaciones, para demostrarles que vivimos civilizadamente, tenemos escuela,
siembras, inculcamos el deporte”.

 Ayer a las 4 de la tarde ningún
vocero del ministerio había salido a atender a los familiares, desde los altos
pisos del edificio se asomaba uno que otro funcionario, observaba y se
retiraba. El inmueble seguía custodiado por la PNB y la GNB.

 

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.