COMPARTE

Dayrí Blanco | @DayriBlanco07

Fue la última lista de precios que se hizo. Joaquín Ortega lo recuerda. Tiene cinco años haciendo la masa de todo lo que se hornea en la panadería de su tía y ve a diario la hoja pegada tras la puerta de la cocina. Fue hace un año cuando se vendía en el lugar cada canilla en 100 bolívares, el campesino en 150, un francés en 25 y la unidad de pan dulce en 15. “Son números que hasta dan risa”, dijo al referirse a los valores actuales en un aumento que ha variado hasta en 360% de acuerdo a las estructuras de costos. Pero el Gobierno decidió retroceder todo un año.

Aún no es oficial. No hay providencia administrativa de la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde) que dé por sentado el ajuste de los precios. Solo hay una declaración de William Contreras, director nacional del ente, en la que mencionó regulaciones a las que deberán someterse los comercios del producto.

Pero no es tan fácil. Las condiciones no están dadas para que una canilla se venda en 100 bolívares, un campesino en 180 y un pan francés en 50. José Dichy, director de relaciones públicas de la Asociación de Comerciantes e Industriales de la Panificación y Similares de Carabobo (Acipan), aseguró que mientras el Ejecutivo no garantice el suministro de insumos de manera regular, las cuentas indican que una canilla debe venderse entre 300 y 400 bolívares, un precio que tiende a la variación constante, por lo que las listas fijas se dejaron de hacer. “Eso era antes que se pagaba lo mismo por varios meses, ahora casi semanal se cambian”, expresó Ortega.

Costos por encima

Los despachos de harina de trigo se han normalizado. Los proveedores lo venden en 12 mil 500 bolívares el saco del que, en promedio, salen 200 unidades de canillas. Para la preparación de esa cantidad se necesitan alrededor de cuatro kilos de azúcar que es igual a 12 mil bolívares, porque la única manera de conseguirla es a través de revendedores. “Si el Gobierno nos vende en 380 el kilo la historia sería otra”.

A eso hay que sumarle mil bolívares de 10 huevos, mil 300 de 200 gramos de manteca, otros mil bolívares para 200 gramos de margarina y mil 800 que cuesta un 1,8 litros de leche. Eso da como resultado 29 mil 600 bolívares lo que significa que para cada canilla se invierten 148 bolívares solo en ingredientes. Hay que agregarle a la estructura de costos 5% de la mezcla que se pierde por humedad, los gastos por reposición y mantenimiento de equipos, el pago al personal con incrementos constantes de salario que durante el último año se calculan en 204% y de más de 600% de bono de alimentación, y el alquiler del local.

La recomendación de Acipan a sus 200 afiliados y el resto de las 400 panaderías que funcionan en Carabobo es que hagan pública sus estructuras de costos en un lugar visible del negocio para que los clientes puedan conocer la realidad. “Deben tenerla siempre a la mano para responder ante cualquier inspección de la Sundde”.

Sabor regulado

En sus declaraciones, William Contreras fue muy específico. La canilla no puede pesar menos de 130 gramos y el del campesino debe ser de 250 gramos, mientras que el pan francés no puede estar por debajo de los 50 gramos. Pero son requerimientos que no se ajustan a la realidad de los productos que salen de los hornos.

El peso estándar de una canilla, que es la presentación más demandada, es de 400 gramos. Elaborarla al precio regulado implicaría además de hacerla más pequeña con menos ingredientes. Se repetiría la historia de agosto de 2009 cuando el presidente del entonces Instituto para la Defensa de las Personas en el Acceso a los Bienes y Servicios (Indepabis), ordenó el ajuste del precio del pan y los comerciantes del rubro se adaptaron con un esquema de preparación diferente. “Se hacía solo con harina, agua y levadura. A casi nadie le gustaba ni la textura ni el sabor y al final de día teníamos que botar entre 30 y 40 panes”, recordó Dichy.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.