COMPARTE

Gregorio Riera Espinoza

[email protected]

Ese es el nuevo lema de los venezolanos. El detonante de
habernos arrebatado el derecho a elegir activó no la rebeldía, sino el reclamo
para el sostenimiento de la democracia que los venezolanos alcanzamos el siglo
pasado con luchas y sufrimiento. La declaratoria presidencial de no permitir
nuevas elecciones y el abuso jurídico confiscándonos el derecho al Referendo
Revocatorio han abierto un nuevo espacio de confrontación política.

La bestia herida al verse al filo del precipicio da un
zarpazo dictatorial y nos lanza contra una esquina arrinconándonos para
inhabilitarnos y nos grita: No habrá elecciones, nos quedamos con el gobierno
¿Y qué?  Este ha sido el episodio de
mayor confrontación y significación que hemos tenido en 18 años de dictadura.
“El narco-régimen Castro” comunista se la juega finalmente y lanza la más
descarada de las ofensivas. La historia seguramente señalará ese hecho, bien
para resaltarlo como el punto donde se sostuvo el totalitarismo o el momento
que marcó el nacimiento de una gesta de libertad que rescató la democracia.
Así, de tormentoso es el tiempo que atravesamos.

La respuesta no se hizo esperar y los demócratas hemos
iniciado un plan de reclamo de nuestra soberanía popular, que mayoritariamente
desea la substitución del Gobierno actual, plagado de ineficiencias,
mediocridad y corrupción. Los diversos grupos políticos entendieron el reto y
así nos encontramos en medio de una lucha, ahora con un solo objetivo que es,
el rescate del Gobierno sin ningún otro distractor periférico. Hemos iniciado
un plan de acción sin importar los logros, porque vamos tras nuestra dignidad y
esa dignidad se defiende porque es lo correcto. Si morimos en el camino poco
importa, el renacer vendrá porque lo justo no prescribe

Nuestra dirección política, la MUD, ha demostrado coherencia
en sus acciones, más allá de menudencias propias de momentos tan cambiantes y
repentinos, han señalado una agenda basada en los principios de defensa de la
verdadera democracia que enfrenta de una manera contundente al abuso
dictatorial del régimen. Junto a esto nuestra Asamblea Nacional ha asumido el
rol de garante de la legalidad institucional de un país, denunciando,
rechazando y cuestionando las acciones forajidas de un estado militarista
totalitario.

Es ahora cuando el país se planta de manera categórica contra
el Régimen. Dependerá de la contundencia de nuestra protesta, la cual se basa
en principios y compromiso. Mucho se ha criticado el facilismo del venezolano y
su individualismo que lo aleja de afrontar causas comunitarias. No obstante, ya
hemos comenzado en las calles a mostrar nuestro arrojo y empeño para que el
aporte de cada uno cuente y las voces de todos retumben para lograr de nuevo
nuestra libertad.

Ni el show de Halloween que nos mostraron hace poco títeres
de verde oliva, ni la vociferación intimidante de emblemas del Gobierno
limitarán ni modificarán la ruta de lucha por el rescate de nuestra dignidad.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.