COMPARTE


La ONG Una Ventana a la Libertad constató a través de un diagnóstico preliminar que algunos
de
los problemas que afectan a los privados de libertad, que permanecen en centros
de detención preventiva
, son los
altos porcentajes de hacinamiento, presencia de enfermedades infecciosas y contagiosas, falta de
alimentos y de agua potable, desnutrición y retrasos e irregularidades en los
traslados de los detenidos.

El
estudio, permitió identificar los principales problemas que presentan los centros
de detención preventiva de la Gran Caracas, Barquisimeto, Coro, Maracaibo,
Maturín y Valencia
, ciudades que reúnen el mayor número de población penal del
país, en lo que va del año 2016.
La
clausura de penales, el retraso en la construcción de nuevos centros de
reclusión y la falta de cupos para el traslado de privados de libertad a las
cárceles, han convertido a los centros
de detención preventiva, diseñados para albergar detenidos durante lapsos
menores a 48 horas, en centros que acogen de forma
indefinida a presos, a pesar de no contar con la infraestructura ni los
espacios adecuados, ni con insumos básicos necesarios (como agua potable,
comida y medicinas).
Las
condiciones de insalubridad y la falta de alimentos han afectado el derecho a
la vida y a la salud de los privados de libertad recluidos en centros de detención
preventiva
, como ocurrió con Carlos Enrique Hernández, de 30 años de edad, quien
murió por tuberculosis y desnutrición, el pasado 15 de septiembre, en
la Policía de chacao, donde estaba detenido desde el 10 de octubre de 2015.
El hacinamiento y la falta de alimentos también
han provocado hechos de violencia como los registrados el pasado 11
de septiembre en Barquisimeto, cuando fueron decapitados Edickson José Chirinos
Chirinos, de 25 años de edad (detenido desde el 20 de enero de 2015) y Miguel
Ángel Gutiérrez Catari, de 20 años de edad (detenido desde el 29 mayo de 2016),
en una celda de la Comandancia General de la Policía de Lara, en Barquisimeto. Familiares
de ambos detenidos denunciaron que los asesinatos presuntamente fueron
provocados en venganza por el robo de alimentos.



En
otras ocasiones los alimentos llevados a los centros de detención por
familiares de los detenidos han terminado en manos de funcionarios policiales o
de pranes. Este problema ha sido recurrente en Maturín.

La
presencia de enfermedades como la sarna ha sido frecuente en centro de
detención preventiva de Lara, Carabobo y Falcón. También se constató la
presencia de detenidos con VIH, amibiasis e hipertensión, que no reciben los
tratamientos requeridos.


Sin
motivos para celebrar
Todos
los 24 de septiembre la Iglesia Católica celebra el día de la Virgen de las
Mercedes, patrona de los encarcelados.
Históricamente, esta ha sido una fecha importante en las cárceles venezolanas
donde se realizaban actividades religiosas. 

Además, se esperaba el otorgamiento
de indultos por parte del presidente de la República a los reclusos que cumplían
los requisitos para obtenerlos. En los últimos años esta tradición se ha
perdido.

Este
24 de septiembre en lugar de tener motivos para conmemorar el día de su
patrona, los privados de libertad, recluidos en los centros de detención
preventiva, tienen muchos problemas que afrontar. 
Una
Ventana a la Libertad insta a las autoridades a generar las políticas públicas
adecuadas para afrontar los problemas de los centros de detención preventiva del país.

Nota de prensa

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.