COMPARTE

EFE

Un cactus de unos 4.000 años de
antigüedad, posiblemente de la especie alucinógena San Pedro (Echinopsis
pachanoi), sorprendió a un equipo de arqueólogos peruanos al hallarlo en el
complejo arqueológico El Paraíso, donde se encuentran los templos prehispánicos
más antiguos de Lima.

El cactus, de unos 30 centímetros de
longitud, se encuentra en perfecto estado de conservación y aún mantiene
algunas púas, ya que fue deshidratado antes de ser soterrado como parte de una
ofrenda en uno de los doce edificios milenarios de la zona, explicaron a Efe
sus investigadores.

La arqueóloga Dayanna Carbonel,
descubridora de la planta, señaló que hasta ahora no se había encontrado un
cactus tan antiguo en una excavación arqueológica, “y menos como parte central
de una ofrenda”, lo que revela que tenía una relevancia importante.

Carbonel comentó que posiblemente
los habitantes de la época conocieran sus propiedades alucinógenas, pero
todavía falta por encontrar las pruebas que acrediten el uso que le daban a la
planta, más habitual de encontrar en la costa norte de Perú.

El conservador de la zona,
Santiago Morales, afirmó que el cactus “puede haber sido usado en
ceremonias y rituales”, pues se encontró en un ambiente anexo a una sala
ceremonial de El Paraíso, cuya investigación arqueológica está ejecutada por el
Ministerio de Cultura en convenio con el Museo Andrés del Castillo.

El cactus también tiene
importancia para los investigadores porque en el lugar no hay restos de
cerámica, que sí se encuentran en otros yacimientos posteriores, lo que obliga
a centrarse en los deshechos de la actividad humana para averiguar el modo de
vida de sus habitantes.

“Estamos recuperando los
materiales al mínimo detalle para obtener toda la información posible. Cada mes
inventariamos entre 2.000 y 2.500 bolsas de materiales”, explicó Morales.

Agregó que otros objetos
relevantes hallados en la zona fueron una honda construida con material vegetal
y una porra formada con un palo que atraviesa una piedra horadada por la mitad
y atada a este con una soga, lo que “que puede evidenciar algún tipo de
actividad bélica”.

Morales recordó además que el
complejo arqueológico cuenta con una docena de edificios en un área de sesenta
hectáreas y que hasta ahora solo se excavó parcialmente en cuatro de ellos, por
lo que estimó que todavía queda un 95 % por investigar.

La excavación realizada por la
arqueóloga Carbonel en el edificio donde se halló el cactus también descubrió
el entierro de una mujer con signos de haber ejercido un rango relevante dentro
de la sociedad de El Paraíso.

El ajuar funerario estaba
compuesto por fósiles, conchas y otros elementos suntuosos, como un mate con
cal, cuentas de piedra pulida, un cuerno de venado y dos prendedores hechos con
hueso.

Otros hallazgos curiosos en El
Paraíso fueron los enterramientos de varios animales, como los de un perro de
tres meses, dos loros y un guacamayo.

Carbonel comentó que los
edificios del complejo no estaban habitados sino que los residentes cercanos
llegaban “periódicamente a hacer rituales”.

“Uno de los factores que
propició su conservación es que está situado entre cerros y no es tan visible a
la población porque, de lo contrario, hubiese sido invadido hace mucho”,
valoró.

Las excavaciones del proyecto
arqueológico en El Paraíso comenzaron en octubre de 2015 y retomaron las
investigaciones realizadas en los años 60 por el arqueólogo suizo Fréderic
Engel.

Los edificios monumentales,
situados cerca de la desembocadura del río Chillón en el océano Pacífico,
tienen una antigüedad de unos 4.000 años y son coetáneos a la civilización de
Caral, la más antigua de América, que surgió hace unos 5.000 años a 130 kilómetros al
norte de Lima.

Morales auguró un gran potencial turístico para este sitio arqueológico
y valoró el apoyo brindado por el Ministerio de Cultura y el Museo Andrés del
Castillo para seguir investigando el complejo monumental más antiguo de Lima. 

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.