COMPARTE

Basyl Macías

Un día como hoy, un 18 de julio de 1918 en Sudáfrica, nació un hombre que dedicó su vida al servicio de la humanidad, como defensor de los derechos humanos, preso de conciencia, trabajando por la paz y fue el primer presidente elegido democráticamente de una Sudáfrica libre, Nelson Rolihlahla Mandela.

En esta fecha, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) se une al llamamiento de la fundación que lleva su nombre para dedicar 67 minutos de nuestro tiempo en esta fecha a ayudar a los demás, en homenaje a este hombre que logró con sabiduría, constancia y decisión cambiar la historia de su país.

Fueron 67, los años que Nelson Mandela dedicó a levantar un legado de sacrificios, el cual no solo sirvió a su nación, sino que hizo del mundo un mejor lugar para todos, en todas partes.

“Podemos cambiar el mundo y hacer que éste sea mejor. Está en tus manos hacerlo realidad”. “Movilízate, suscita el cambio”. Estos son algunos de los cientos de pensamientos que nos dejó el presidente de Sudáfrica, Nelson Mandela, uno de los hombres más admirados y aclamados en toda la Tierra.

Mandela fue un activista, abogado, político y filántropo sud-africano del siglo XX y XXI. Falleció el 5 de diciembre de 2013, a los 95 años de edad. Creció en Mvezo, una pequeña aldea del sur de Sudáfrica, donde vivió de forma sencilla bajo un contexto tribal.

A los 9 años, su padre murió y su madre lo dejó a cargo del regente de la aldea, quien se haría responsable de Mandela hasta su edad adulta.

Este inquieto joven se formó en un internado y asistió a una universidad de élite negra. Y a los 23 años se mudó a Johannesburgo, la ciudad más grande de Sudáfrica. Su pasión por la política lo llevó a formar parte del Congreso Nacional Africano, partido político que abogaba por los derechos de la población negra del país.

En 1948 llega al gobierno de Sudáfrica un grupo de nacionalistas radicales, que implantan un régimen de segregación racial en la que se impuso la supremacía del hombre blanco, denominado Apartheid.

Mandela, lejos de sucumbir al absolutismo racista del gobierno, organizó una rebelión de desobediencia civil no violenta, desde el seno del Congreso Nacional Africano. Este hombre fue conocido principalmente por su luchar pacífica en contra la segregación racial en Sudáfrica; por instaurar un modelo político democrático en su país, del cual fue presidente por cinco años, entre 1994 y 1999.

Tras 10 años de lucha incesable contra el Apartheid, los dirigentes imperantes que quisieron acabar con la resistencia del Congreso de raíz, ilegalizaron el partido llevando a Mandela y al resto de activistas a organizar una lucha armada desde la clandestinidad.

El 5 de agosto de 1962, Nelson Mandela fue arrestado junto a 155 militantes, acusados en juicio por traición y conspiración contra el gobierno (entre otros delitos), por lo que pasaría en la cárcel los siguientes 27 años de su vida. Permaneció prisionero 18 años en la isla Robben, y  9 en Pollsmoor.

En la década de los 80, el aumento de la violencia racial y el desarrollo de la sociedad global, catalizaron el crecimiento del número de protestas en contra del régimen sudafricano, con el nombre de Mandela como estandarte.

El gobierno ante la presión interna e internacional a la que fue sometido, decidió poner en libertad a Mandela el 11 de febrero de 1990. Tres meses después de su liberación, Mandela fue elegido para liderar el Congreso Nacional de África. Y desde su puesto de poder siguió luchado por la democracia.

En 1994 Mandela logra que se celebren las primeras elecciones democráticas de la historia de Sudáfrica, convirtiéndose así en el primer presidente negro de esta República del continente Africano.

Su gobierno se dedicó a desmontar la estructura social y política heredada del Apartheid, a través del combate al racismo institucionalizado, la pobreza y la desigualdad social, y la promoción de la reconciliación social.

Día Internacional de Nelson Mandela

En noviembre de 2009, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 18 de julio Día Internacional de Nelson Mandela, en reconocimiento a la contribución aportada por el ex presidente de Sudáfrica, a la cultura de la paz y la libertad.

En esta resolución de la Asamblea General de la ONU, se reconocen los valores de Nelson Mandela y su dedicación al servicio de la humanidad a través de su labor humanitaria en los ámbitos de la solución de conflictos, las relaciones interraciales, la promoción y protección de los derechos humanos, la reconciliación, la igualdad entre los géneros, los derechos de los niños y otros grupos vulnerables, a la democracia, y a la defensa de las comunidades pobres y subdesarrolladas.

Premio al logro

El Premio de las Naciones Unidas que lleva su nombre, es una distinción que se concederá cada cinco años, para destacar los logros y contribuciones de dos personas (un hombre y una mujer).

¿Y quiénes pueden recibir este premio?

Los hombres y mujeres que ponen su vida al servicio de la humanidad, y promueven los principios y la labor de las Naciones Unidas. Este es un homenaje a la vida y el legado extraordinario de Mandela, en los ámbitos de la reconciliación, la transición política y la transformación social.

Este galardón busca reconocer su dedicación al servicio de la humanidad, la promoción de la reconciliación, la cohesión social y el desarrollo de la comunidad, de conformidad con los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas.

Tras la revisión de las nominaciones por parte del Secretariado de la ONU, se presenta una lista al Comité de Selección integrado por siete miembros: el presidente de la Asamblea General, el representante de la Misión Permanente de Sudáfrica ante las Naciones Unidas y cinco representantes de Estados miembros de las Naciones Unidas, para cada uno de los cinco grupos regionales.

Para la segunda edición de este premio mundial, el Comité elegirá a cinco personas de reconocido prestigio sobre la base de la representación geográfica equitativa, que hayan hecho importantes contribuciones al servicio de la humanidad y a la promoción de los propósitos y principios de las Naciones Unidas.

La primera edición del Premio Nelson Rolihlahla Mandela, en el 2015 fue otorgado a la doctora Helena Ndume de Namibia y al ex presidente de Portugal, Jorge Fernando Branco Sampaio.

La Dra. Helena Ndume, es oftalmóloga y ha dedicado su vida entera a tratar la ceguera y las enfermedades de la vista, tanto en Namibia como en todo el mundo.

Y el Dr. Jorge Fernando Branco Sampaio, en los años 60 y principios de los 70, llevó numerosos casos ante los tribunales de la dictadura, defendiendo a prisioneros políticos y sacando a la luz, los abusos de la policía.

Defendió a título gratuito varias víctimas de la represión del Estado. Además, actuó en defensa de los derechos humanos, como miembro de la Comisión Europea de Derechos Humanos del Consejo de Europa entre 1979 y 1984.

La ceremonia de entrega del premio se celebró en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, el 24 de julio de 2015, en conmemoración al Día Internacional Nelson Mandela.

Mandela decía que nadie conoce realmente cómo es una nación hasta haber estado en una de sus cárceles. “Una nación no debe juzgarse por cómo trata a sus ciudadanos con mejor posición, sino por cómo trata a los que tienen poco o nada”.

Reglas de los Reclusos

Por ello Mandela propuso la implementación de “Reglas Mínimas para el Tratamiento de los Reclusos”, las cuales constituyen los estándares mínimos universalmente reconocidos, para la gestión de los centros penitenciarios y el tratamiento de las personas privadas de libertad.

Estas Reglas han tenido un inmenso valor e influencia en el desarrollo de leyes, políticas y prácticas penitenciarias en los Estados Miembros de la ONU en todo el mundo.

“Y la extraordinaria compasión de Nelson Mandela tras 27 años en prisión, muestra que los derechos humanos y la igualdad, son más fuertes que la discriminación y el odio”, dijo el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

Este año, el personal de las Naciones Unidas en Nueva York, ayudará a que mujeres  necesitadas reciban donaciones de ropa profesional, orientación laboral, cuidado de niños y alimentos nutritivos, como parte de una serie de actividades voluntarias organizadas por el Departamento de Información Pública, y que cuentan con el apoyo de ONU Mujeres.

“Movilizarse y suscitar el cambio”

Hoy en honor a Nelson Mandela la ONU propone:

1.- Hacer una nueva amistad.

2.- Conocer a alguien de una cultura diferente.

3.-Solo comprendiendonos podemos eliminar de nuestras comunidades la intolerancia y la xenofobia.

4.- Léale algo al que no puede.

5.- Visite una casa para ciegos y abra las puertas de un mundo nuevo a otra persona.

6.- Ayude en el refugio para animales de su comunidad.

7.- Los perros que no tienen hogar necesitan también que los caminen y un poco de amor.

8.- Ayude a alguien a encontrar trabajo, hágalo imprimiendo su currículum vitae, o entrenándole para entrevistas.

9.- Muchas personas enfermas de muerte, no tienen a nadie con quien hablar.

10.- Tómese el tiempo de conversar con ellas y llevarles un poco de alegría.

11.- Hágase la prueba del VIH y anime a su compañero(a) que también se la haga.

12.- Lleve a alguien que conozca y no pueda pagar a examinarse: la vista y los dientes.

13.- Regale una silla de ruedas o un perro guía a alguien que lo necesite.

14.- Compre unas cuantas cobijas o agarre algunas suyas que ya no necesite y regálelas a un desprovisto.

Una oportunidad para reflexionar

El Día Internacional de Nelson Mandela representa una oportunidad para reflexionar sobre la vida y la labor de una leyenda, que encarnó los valores más elevados de las Naciones Unidas y dejó entre nosotros una Huella Imborrable.

Mandela era un ciudadano mundial modelo, cuyo ejemplo sigue guiándonos en nuestra labor, encaminada a construir un mundo mejor para todos.

Hoy, recordamos a un hombre de calmada dignidad, que alcanzó un elevadísimo logro, y trabajó incansablemente por la paz y la dignidad humana, a pesar de que sus logros tuvieron un gran costo personal para él y su familia.

Ahora que las Naciones Unidas se disponen a aplicar la recientemente aprobada Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, debemos tratar de seguir inspirándonos en el legado de Nelson Mandela, de abnegación y profundo sentimiento de propósito común.

El trabajo voluntario en favor de las personas y el planeta, ocupa un lugar central en el Día Internacional de Nelson Mandela, bajo el lema: (“¡Pasa a la acción, inspira el cambio!”).

Este pretende movilizar a la familia humana para que intensifique sus esfuerzos por construir un mundo en paz, sostenible y equitativo.

Ese, es el mejor homenaje que se puede rendir a un hombre extraordinario que con su firme creencia en la justicia y la igualdad entre los seres humanos, demostró que una persona puede marcar una diferencia.

Nelson Mandela nos hizo ver lo que el mundo y cada uno de nosotros puede conseguir: si creemos, soñamos y trabajamos codo a codo.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.