COMPARTE

Sara Pacheco 

No es un elemento nuevo. Por ende no sorprende, lo que genera
asombro a veces es el trabajo realizado. Lo que es un aspecto poco saludable
para la sociedad. Pero los huecos siempre están. Hay quienes decicen cantarles
cumpleaños
, otros ya son parte de algunas comunidades. “¿Dónde venden
empanadas?”, pregunta un señor en la avenida Las Ferias, “frente al hueco”,
responde una transeúnte distraída que ya lo calificó como punto de referencia.

Juan Ávila tiene dos años trabajando en una tienda de
pinturas junto a la Colgate Palmolive. En la intersección de la avenida Uslar
hay varios huecos que no han tapado
, a pesar que tienen más años que Ávila
trabajando en el sitio. Junto, hay una alcantarilla tapada. Cuando llueve, el
agua se desborda, lo que origina pozos en los huecos.

Quienes los conocen saben esquivarlos. Pero a varios aun los
sorprende. Ávila explicó que se han registrado hasta discusiones por las
maniobras que realizan los conductores para no caer. “Pero en parte empeora
todo por las gandolas que llegan a la Palmolive. El vigilante nos cuenta que en
la madrugada pasan varias y se siente como se mueve el piso”.

Vecinos contaron que han visto trabajar cuadrillas de la
alcaldía pero no se soluciona el problema definitivo.



Puente Santa Rosa y Las Ferias

En la avenida 74 perteneciente al barrio Carmen Sur, en la
salida a la autopista del puente Santa Rosa, sentido sur-norte, hay una
alcantarilla que también tiene varios años molestando a conductores y poniendo
en peligro a los peatones
. Le circundan grietas que lo han convertido en un
hueco en medio de la vía.

Elda León tiene tres años trabajando en un local frente al
problema, donde se generó una parada espontánea de los autobuses que se dirigen
desde Tocuyito al terminal Big Low Center. Cuando llegó la alcantarilla estaba
ahí, deteriorada como hoy día.

“Tanto alcaldía como gobernación han trabajado allí. La
última vez que vinieron fue entre los últimos meses del año pasado y los
primeros de este año”, explicó tras las rejas de su venta de golosinas y
empanadas. Del sitio brota agua con olor a cloacas, especialmente los días
martes y viernes, cuando llega el servicio a las casas
del sector.

“Siempre es lo mismo. Vienen, dejan abierto un canal, es un
caos y no hacen nada. No hay solución”, detalló. No ha visto desde su rincón
accidentes graves, solo carros que caen por desconocer a lo que se aproximan.

Lo que si genera, y lo responde con seguridad, es tráfico y peligro para los
peatones, quienes deben maniobrar para cruzar la avenida.

En la avenida Las Ferias está, en cambio, un hueco que
funciona como reductor de velocidad
. Marta Solórzano dijo que cuando,
especialmente, los conductores de autobuses, circulan la zona, frenan porque
caen en el hueco. Habitantes optaron por llenarlo de escombros, lo que no se
traduce en una solución,
pero es su manera de intentar mejorar la zona, a la
espera de alguna autoridad.

 

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.