COMPARTE

Dayrí Blanco | @DayriBlanco07

La angustia vive con Victoria Pinto. Es parte de ella, de su andar, de sus noches de desvelo mientras el habitual humo se cuela por su ventana. Ella ha visto nacer a los hijos y nietos de sus vecinos para enfrentarse a una realidad impuesta por la desidia gubernamental al tener severas malformaciones congénitas y otras afecciones asociadas a los agentes contaminantes del vertedero de basura La Guásima. Ya 50 años los que cuenta este depósito de desechos causando daños irreversibles a la salud de los habitantes del municipio Libertador.

La lista de enfermedades es larga. Pinto, quien es la presidenta de la Comisión Ambiental de Tocuyito, alertó que se conocen casos comprobados por el ministerio de la Salud de labio leporino, plomo en sangre, cólera, meningitis, problemas respiratorios y pulmonares. La mayoría de las víctimas son niños.

Cada día la crisis es peor. “Ya esto no es una simple crisis humanitaria, estamos a la puertas de un holocausto ambiental, por la contaminación de agua, suelo y aire”. La densidad poblacional del municipio es de 197 mil 499 habitantes según el Censo Nacional 2011. Todos están expuestos.

Secreto de estado

Más de 20 veces ha escuchado Ana Soto, vicepresidenta de la Comisión, el anuncio de la clausura de La Guásima de parte de algún líder político. Han sido promesas, solo eso. La más reciente la hizo el gobernador Francisco Ameliach el pasado 26 de agosto cuando dijo que el vertedero está en etapa de cierre, y aseguró que antes que culmine 2016 Carabobo contará con un relleno sanitario.

Pero el asunto ha sido tratado como un secreto de estado. Nadie sabe dónde está el terreno que se destinará para tal fin. De lo que sí están seguros en Libertador es que no aceptarán que sea en esa jurisdicción. “No podemos permitirlo. Ya han sido 50 años e contaminación y daños letales”, indicó Pinto.

La solicitud a las autoridades es a que den a conocer el plan pre y post clausura del lugar. “El proceso de descontaminación de teratógenos en la zona puede tardar entre 30 y 50 años. En función de eso hay que planificar”.

Inversiones perdidas

En medio de cada anuncio ha sido mucha la inversión que se ha destinado para cambiar el destino de La Guásima. Nada se ha hecho. Pinto recordó que en 2007 el extinto ministerio de Ambiente aprobó 60 millardos de bolívares para la reparación y saneamiento del vertedero, tres años después se asignó una suma similar para la adecuación de operaciones del lugar.

La realidad sigue siendo la misma. Actualmente La Guásima tiene más de 70 metros de altura de basura acumulada. “Eso es preocupante porque hace semanas que no queman nada. Cuando lo hagan el humo será fuerte y por varios días”. Mientras tanto los lixiviados, que son los líquidos contaminantes, se siguen esparciendo por el suelo y son arrastrados por la lluvia.


MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.