COMPARTE

AFP

En un solo día, Félix Rodríguez puede padecer todas las carencias de Venezuela juntas: alimentos, luz, pañales para su suegro y artículos de limpieza que vende en un pequeño local.

Pero en la crisis venezolana pueden caber más frustraciones. Cuando llegó en autobús al centro electoral de Maracay, una ciudad a 105 km al sur de Caracas, Rodríguez explotó. “¡No voy a poder validar mi firma!”.

La fila del descontento con el presidente Nicolás Maduro serpenteaba a lo largo de varias cuadras bajo un calor de 30 grados centígrados.

Las colas se convirtieron en la expresión más dramática de la crisis, pero esta semana fueron el hervidero del rechazo a un gobierno socialista que, a su vez, le achaca los padecimientos a la burguesía que le declaró una “guerra económica”.

Como pocas veces, Rodríguez había faltado al trabajo únicamente para, según él, autenticar su firma con la huella digital y apoyar así la propuesta opositora de un referendo revocatorio contra Maduro.

La iniciativa deberá superar varias etapas antes de concretarse.

“Dejé de trabajar corriendo riesgo”, dice Rodríguez, padre de dos hijos y secretario público de Magdaleno, estado Aragua.

“No soy un opositor a ultranza, porque realmente Chávez me convenció en algún momento“, sostiene Rodríguez, de 50 años, a la AFP. No obstante, confiesa que nunca votó por el fallecido líder venezolano.

– Sin ruido –

Apartándose de la diatriba soez contra Maduro, muy presente en las filas, Rodríguez calculó que necesitaría al menos mediodía para hacer reconocer su firma.

Ya había perdido un par de horas para llegar al sitio, porque desde que se dañó su camioneta del año 1981, no ha encontrado repuestos y los que le ofrecen son demasiado caros, y eso lo obliga a gastar más en transporte.

El día previo Rodríguez cuenta que trabajó hasta la una de la tarde, debido al racionamiento eléctrico impuesto por el gobierno y que recortó la jornada laboral del sector público.

“Ahí no tenemos ni aire acondicionado, solo un ventilador”, remarca.

Al regresar a casa notó que ya no tenía arroz, ni harina para hacer arepas, y que solo le quedaba un poco de pasta. La leche y la carne se ven de vez en cuando en la nevera.

Su esposa y uno de sus dos hijos, Diego de 22 años, le ayudan en el pequeño local. “En mi negocio los precios todos los días suben, además hay escasez”, comenta. Rodríguez se llenó así de motivos para pedir un cambio de gobierno.

“Acá, hermano, el que tenga plata o no tenga tiene problemas”, dice, evocando el asesinato de un cuñado en el país, que también es castigado con una de las tasas de homicidio más altas del mundo.

Pero muchos habían llegado antes que él a poner su huella de descontento, y además, le explicaron, la jornada de validación comenzó con retrasos por un corte de luz en el centro electoral.

Pero no podían protestar con ruido. Las autoridades les habían advertido que el proceso hacia el revocatorio podía suspenderse por alteraciones del orden público.

Por eso Viviana Bolívar, una promotora de la consulta de 33 años, debió pedirles a quienes esperaban en la fila que en vez de aplaudir, movieran las manos como los sordomudos en señal de celebración.

Pero para Rodríguez no hubo alternativa. No podía hacer una fila de tantas horas, y tuvo que regresar a casa junto con su hijo sin reconocer la firma.

Este venezolano creyente en Dios confía en que la autoridad electoral dé paso a la activación de la consulta y pueda firmar en la siguiente etapa del proceso, como dispone el reglamento.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.