COMPARTE

Luis Alejandro Borrero | @LABC7

[email protected]

Clausurado. Hay conmoción en el Hospital Pediátrico Menca de Leoni. Es el único que está recibiendo casos positivos o sospechosos de difteria en el estado Bolívar. Adentro, los médicos batallan contra una enfermedad de la que sabían solo a través de libros. Ahora la enfrentan en territorio desventajoso: salas de emergencia en lugar de aulas de clase. Se ha cobrado 20 vidas, según los datos extraoficiales del Colegio Médico y su presidente, Hugo Lezama. “Hay pánico en la población y el Gobierno debe actuar con transparencia”.

Cuatro horas. Fue todo lo que duró en emergencia una niña que llegó con los síntomas. La difteria es sumamente mortal. A los médicos se les ha intimidado para que no reporten más casos, cuenta el gremialista luego de una reunión que tuvo con el equipo que trabaja en el hospital. El secretismo es la orden. No hay instrumentos suficientes y Lezama sospecha que uno de los residentes pudo haber sido infectado. “Estamos esperando los resultados”. Es una enfermedad bacteriana pero que se reproduce con la facilidad de un virus; y que reapareció para demostrar que en revolución hay brotes de patologías que ya habían sido controladas.

LEA EL REPORTAJE COMPLETO EN LA VERDAD IMPRESA, EL SEMANARIO DE EL CARABOBEÑO, QUE CIRCULA DESDE EL 14 DE OCTUBRE


MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.