COMPARTE
Daniel García Vargas||@DanielGarciaGol
Luego de cuatro meses, lo que se traduce en 11 partidos, el ciclo de Marcos Mathías al frente del Carabobo FC se cierra prematuramente. El entrenador cambiará de camiseta, más no de color. La razón es clara y sencilla: el aragüeño formará parte del cuerpo técnico del nuevo seleccionador nacional, Rafael Dudamel, en la vinotinto de mayores.
Durante su transitar por Valencia, el entrenador dejó marca de cuatro triunfos, cinco empates y cinco derrotas al frente del granate, con 16 goles a favor y la misma cantidad en contra para lograr obtener 17 de los 42 que disputó. Su efectividad en total alcanzó 40 por ciento y dejó al primer equipo ubicado en la casilla 12 de la clasificación del torneo Apertura 2016 con 17 unidades, a dos del Deportivo Lara que ocupa el último boleto a la Serie Pre-Sudamericana.
Lo mejor
1- Logró mantener buena parte de la base que quedó de un largo ciclo con Jhonny Ferreira al mando y supo trabajar con ella sin ningún inconveniente. No exageró en los fichajes y, salvo Yorwin Lobo, todos han tenido un grado de protagonismo en lo que va de torneo, con una mención especial para el defensa central Carlos “Kaki” Rivero.
2- Supo maniobrar acertadamente la sorpresiva e inusual baja de Edgar Jiménez en medio del campeonato y con un juvenil como Christopher Montaña, a quien le dio la confianza para convertirlo en el jugador de su índole (año 1999) con más minutos del torneo (572) y más encuentros como titular con siete. Antes, Eduard Bello gozó de titularidad y también logró recomponer al equipo.
3- Sin querer fue puesto a prueba con la sensible salida de Dany Cure, más que Enson Rodríguez, y supo mantener a flote al equipo, aún y cuando los llamados hombres gol (Néstor Bareiro especialmente) no le han respondido. Por momentos José Bandez le resultó, y ahora Aquiles Ocanto, Jarlín Quintero y Christian Novoa le han resuelto.
4- Su fichaje estelar fue Marlon Fernández, un jugador que hasta los momentos se ha convertido en el corazón constructivo del mediocampo industrial. Ahora el tachirense es otra figura al igual que Carlos Suárez, lo que ha ampliado la línea de referencia y le ha quitado peso muerto a piezas como Aquiles Ocanto. En pocas palabras, ahora, para el rival, las marcas para desconectar al Carabobo han aumentado.  

5- Supo enseñar, en corto tiempo, un nuevo sistema táctico 1-4-3-3 dinámico que puede mutar ante cada situación de juego a un plantel que venía de un largo ciclo con un 1-4-4-2. Su presencia, vinotinto, también enriqueció el cuerpo técnico y la institución carabobeña. Desde Manuel Plasencia, Carabobo FC no contaba con un técnico que gozara de experiencia con la selección mayor.
6- Con la victoria ante Caracas FC el pasado 20 de marzo, logró romper una racha de 10 años sin vencer al rojo en el polideportivo “Misael Delgado” de Valencia.
Lo peor
1- Con un plantel que línea por línea luce sólido, al Carabobo FC le ha costado meterse entre los ocho que acceden a la Serie Pre-Sudamericana. En las dos últimas fechas ha desperdiciado la oportunidad de hacerlo al no poder sumar de tres en 180 minutos en los cuales se ha mostrado muy superior al rival.
2- No logró despertar al gigante dormido. El paraguayo Néstor “Titán” Bareiro ahora se intercala entre la titularidad y el banquillo, con mucho sacrificio, pero con muy poco gol. Tanto así que no ha estrenado su casillero en esta zafra que desde hace rato superó el ecuador. La escuadra sigue estéril, o al menos no capitaliza la cantidad que goles que debería de acuerdo a las oportunidades que produce.
3- El granate nunca logró una racha positiva, léase dos victorias consecutivas al menos. Durante el ciclo de Marcos Mathías, los industriales amarraron pequeñas rachas de tres y dos partidos sin conocer la derrota, pero esto no significó necesariamente que sumaran de tres.  
4- La carretera fue la tarea pendiente. La vinotinto regional ha salido siete veces a jugar fuera de Valencia y se ha llevado cuatro derrotas junto a tres empates. Esto se traduce en que sumó tres puntos de 21 posibles, para una pírrica efectividad de 14 por ciento. Esa ha sido la grieta que no les ha permitido ascender más rápido.
5- La intermitencia del plantel viene dada en dos formas. La primera en que luego de realizar partidos a tope, para los siguientes 90 minutos la calidad descendió trágicamente en muchos casos ante rivales en el papel “superables” y que hoy luchan en la parte baja como Llaneros o Portuguesa FC. No hubo coherencia en los resultados. La otra forma, es que Marcos Mathías nunca logró armar una alineación fija o sin variantes. El sector defensivo es el que menos  tocó, pero en el medio y adelante semana a semana surgieron parejas nuevas. 

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.