COMPARTE

Luis Alejandro Borrero|@LABC7

Lorent Saleh tenía casi dos años sin ver el atardecer. Recién pudo hacerlo el pasado domingo. Él y Gabriel Valles no conocen más que cuatro paredes blancas en La Tumba. Lorent tuvo su cumpleaños número 28 el viernes, de los cuales dos ha estado encerrado. El director de Operación Libertad y activista ha sido víctima de la más cruel violación de Derechos Humanos, dijo su madre Yamile Saleh.

El joven permanece recluido cinco sótanos bajo tierra en los calabozos del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin). Allí está pagando por delitos que ni siquiera se conocen o han sido confirmados. En 24 oportunidades la audiencia preliminar ha sido diferida. ¿Qué prueba más contundente de su inocencia que no ha sido realizada la audiencia? El Estado no sabe de qué culpar al joven, defendió su madre en conversación telefónica con El Carabobeño. “Saben que es inocente”.

Es un cumpleaños muy triste. Luz y aire artificial: sin más que hacer o pedir. “Si el Gobierno piensa que lo van a derrotar se equivoca”. La confianza de Yamile está puesta en Dios, y en el pueblo de Venezuela. Salir de la pesadilla pronto, esa es la aspiración de una mujer a la que se le nota que está exhausta.

Las violaciones persisten. Hace casi 17 días que Lorent Saleh recibió una atención médica fugaz en el hospital militar de Caracas. Padecía de fuertes dolores abdominales. Luego de dos meses y 42 días el Gobierno aceptó hacerle unas revisiones médicas. Pero hasta ahora no se conoce resultado de esos estudios que no se realizaron en los términos que pedía la defensa: duraron apenas 20 minutos, pese a que el joven tenía fuertes dolores al momento de orinar. Al punto que se abstenía de tomar agua.

(Foto Saúl Zerpa)

¿Diálogo?, A Yamile Saleh le cuesta aceptar los términos en los cuales el Gobierno y la oposición pudieran reunirse. “¿Por qué no van y dialogan en La Tumba?, cada uno en sus celdas. A ver si así sienten un poquito de lo que vivimos nosotros”, dijo con molestia. Si de verdad quieren paz, los presos políticos deberían estar libres, exigió la mujer a los voceros del Gobierno. “Yo les invito a que hagan el diálogo allá abajo”.

Lorent Saleh cumplirá dos años preso el próximo 4 de septiembre. El debido proceso es letra muerta en su caso. En el Sebin ha sido objeto de lo que se conoce como tortura blanca. Tuvo que realizar una huelga de hambre para que se le concediera el derecho a tener un reloj, porque en La Tumba no se diferencia el día de la noche.

A Yamile Saleh el Gobierno le ha tumbado anímicamente. La ha dejado en el piso muchas veces, reconoce. Pero ella se levanta, se sacude y deja su tristeza de lado. “Pero esto es duro para la familia. Si estamos pasando situaciones difíciles todos los venezolanos ¿Qué se puede esperar para quienes tenemos presos?”, se pregunta. Recuerda la situación de los demás presos políticos como Leopoldo López, Daniel Ceballos, Antonio Ledezma, Manuel González y otros. “Que no los olviden”.

Si se refleja en el ejemplo de su hijo. Lorent está más fuerte que nunca: preparándose. Y su madre también se prepara. A una mamá no se le olvidan los nombres de quienes han violado los Derechos Humanos de su hijo. “Pero eso sí, me voy a encargar de que a ellos sí se les respete su debido proceso. Porque somos demócratas”. La creencia en la libertad está por encima de su dolor, asegura.

En el caso de Lorent Saleh la libertad no es un regalo de cumpleaños. Es una obligación del Estado venezolano. Yamile lo visitará el sábado en el Sebin, y espera llevarle lo mismo de siempre: entereza y fe.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.