COMPARTE

Beatriz Rojas @rojas_beatriz

A las doce del mediodía Fernando Quijada estaba sentado en la acera frente al Abasto Bicentenario de la avenida Bolívar. Descansaba después de haber estado cinco horas de pie para esperando en forma infructuosa comprar detergente en polvo.

Le comentó a otro señor que es el segundo lunes que hace cola para obtener el producto y se tiene que ir con las manos vacías, por lo que tiró la toalla y ya no lo volverá a intentar porque es mucho el cansancio y el hambre que tiene que aguantar.

El receptor de sus quejas no se quedó atrás. “Esta es la primera vez que yo hago cola y será la última. Si mi mujer me quiere dejar que me deje, esto no lo aguanta nadie”.

El hombre comentó que salió de su casa en el barrio Bucaral de Flor Amarillo a las cuatro de la madrugada, exponiéndose a la delincuencia, porque su mujer le dijo que comprar en el Bicentenario era fácil. Ella se fue para el Kromi Market y lo dejó a él en la avenida Bolívar. Hizo su cola y cuando le faltaban 10 personas para llegar, el guardia anunció que se había acabado el detergente.

“Yo ando sin desayuno, esto es para loco”. Comentó en tono molesto.

Mientras estos hombres compartían sus experiencias, unas 50 mujeres, la mayoría con niños en brazos, intentaban pasar un cerco humano que habían conformado unos efectivos de la Guardia Nacional, para evitar que se colearan.

Las señoras pedían de todas formas a los militares que las dejaran pasar, pero estos daban preferencia a los integrantes de la cola que estaba formada desde temprano, para garantizar el orden de ingreso.

Zenobia Chirinos dijo que no quería irse sin los pañales, porque a su hijo ya se le terminaron los que tenía, y si no lograba entrar, tenía que esperar una semana más para comprar. Pasada la una de la tarde ya todas habían ingresado al establecimiento.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.