COMPARTE

Beatriz Rojas/@rojas_beatriz

Llegar de madrugada a hacer la cola frente a un supermercado, no garantiza que el comprador pueda adquirir los productos a precios regulares que se oferten, pues todo dependerá del orden que se mantenga.

La experiencia de Nilda Roldán así lo indica. Llegó a las 4:00 de la madrugada al supermercado San Diego en la avenida Bolívar Norte. A esa hora ya había una gran cantidad de personas esperando. Le marcaron el brazo el número 247 para garantizar el orden de llegada. Como venderían harina de maíz precocida y papel sanitario, pensó que iba a comprar porque no llegaban a las 200 personas esperando.

Las camionetas y autobuses iban y venían dejando más gente. Buena parte de estas personas se resistían a formarse en la cola, por lo que esperaban la primera oportunidad para colearse. A las 7:00 de la mañana comenzaron a repartir los números y fue tanto el alboroto, que Nilda no tuvo acceso a ningún artículo.

A las 12:30 del mediodía comenzaron a pasar los clientes con los números, y ella veía desde lejos, esfumar sus esperanzas de poder ingresar. “Perdí toda la mañana en esto y ahora me tengo que ir sin nada a la casa”, lamentó.


La historia de Evelin Osorio es más lamentable. Comentó que llegó a las 3:00 de la madrugada y se mantuvo de pie hasta que dieron los números a las 7:00 de la mañana. Cerca de la 1:00 de la tarde cuando intentaba ingresar al establecimiento, un hombre le arrancó su número de la mano y huyó. Intentó mostrárselo al efectivo de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) que estaba en la puerta, pero había desaparecido. Como no tenía número la sacaron de la cola, por lo que estaba sumamente molesta.

La entrada al supermercado representaba una gran hazaña para muchos, porque todos se aglomeraban en la entrada. Los efectivos de la se GNB empujaban a cada rato para despejar, pero la gente volvía a aglomerarse. Algunas mujeres estaban molestas porque supuestamente los guardias metían a sus familiares y amigos sin hacer cola.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.