COMPARTE

La distribución de alimentos a través de los CLAP y El Mercal busca suplir una inmensa necesidad de hambre a la que se encuentra sometida el pueblo de Venezuela por la escasez que a diario se agudiza. No obstante, estos organismos no tienen cómo hacerle frente a la gran responsabilidad de sustentar a las comunidades más necesitadas.

A diario se visualizan protestas originadas por el hambre y las malas políticas de distribución en todo el país. Para el pasado miércoles, miembros de las comunidades de Cuesta Grande y El Tigre, ubicados en la vía a Bobare, denunciaron ante el Gran Polo Patriótico (GPP) y el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), su descontento y cómo los miembros de las zonas se ven afectados por aquella situación.

Wilmer Leal, miembro del consejo comunal de la zona, comentó que la problemática radica en que ellos al ser zona rural, no cuentan con la presencia de supermercados, panaderías, abastos, carnicerías y ningún tipo de local relacionado con la distribución de alimentos; siendo el único beneficio con el cual cuenta dentro de su espacio, el Mercal.

En el caso de las bolsas de comida distribuidas por los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), no llegan a la zona desde hace más de dos meses. Más de 250 familias se encuentran en una lucha constante para llevar el alimento al hogar, simplemente por una situación de escasez e incumplimiento. (VC) 

Nota completa aquí 


Con información de El Impulso 


MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.