COMPARTE

EFE

La
derrota en la primera ronda del Abierto de Mallorca de la española Garbiñe
Muguruza, campeona de Roland Garros, ante la belga Kirsten Flipkens, dejó un
sabor amargo en el Abierto de Mallorca, donde siguen adelante las serbias
Jelena Jankovic y Ana Ivanovic, y la canadiense Eugenie Bouchard.

Una derecha cruzada a la primera oportunidad sirvió para que la belga Kirsten
Flipkens, 61 del mundo, sentenciase su victoria sobre Muguruza, por 6-3 y 6-4,
y protagonizase la gran sorpresa de este torneo del circuito WTA dotado con
250.000 dólares en premios, en el que figuraba como cabeza de cartel.

“Es un palo para el torneo”, razonó Toni Nadal, tío y entrenador de
Rafael Nadal, y embajador de esta competición. “Pero estoy seguro de que
Muguruza volverá aquí el próximo año como número uno”.

“Es una derrota inesperada para una jugadora como Garbiñe, sobre todo
después de una gran victoria como ha sido la de Roland Garros”, aclaró
Toni. “Vienes aquí, con ganas de hacerlo muy bien, porque juegas en España
y sabes de tu responsabilidad, pero ella no ha jugado su mejor tenis. Es algo
normal, en los torneos todos tienen un mal día”, añadió.

El tránsito de tierra a hierba y los tres días de entrenamiento sobre esta
superficie no fueron suficiente tiempo de preparación para la campeona de
París, que, cabizbaja y “triste por no haber jugado el mejor tenis”,
dejó las instalaciones de Calvía y fijó su próximo destino en Londres, donde a
partir del 27 de junio defenderá los puntos de la final que jugó el pasado año
ante la estadounidense Serena Williams.

Con su victoria, Flipkens se anotó la cuarta sobre una jugadora situada entre
las diez primeras del mundo, y la primera desde 2013 cuando venció a la checa
Petra Kvitova (octava entonces) en Wimbledon. Su especialidad es la hierba,
superficie donde ha logrado tres de esos cuatro triunfos.

“Todo en hierba va demasiado rápido”, matizó antes de la derrota de
Garbiñe y de forma un tanto premonitoria, Jankovic, segunda favorita, exnúmero
uno del mundo, que venció a la croata Ana Konjuh, por 7-5 y 6-3, y que ahora se
enfrentará contra la belga Elise Mertens, que salió de la fase previa y derribó
a la campeona de Roland Garros en 2010 y finalista al año siguiente, la
italiana Francesca Schiavone, la jugadora de mayor edad del torneo, con 35
años, por 6-1, 3-6 y 6-1.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.