COMPARTE

AP

Milos Raonic tiene uno de los mejores saques del tenis. Pocos devuelven tan bien como Andy Murray.

El resultado de ese duelo particular podría ser decisivo el domingo cuando se enfrenten en la final de Wimbledon.

Raonic, sexto preclasificado, jugará en su primera final de un Grand Slam, y primera para un hombre canadiense,  tras ganar 116 de los 121 games con su servicio (96 en seis partidos.

“Obviamente, Milos tiene un saque tremendo”, dijo Murray, campeón de Wimbledon en 2013.

Raonic, quien sumó a John McEnroe a su grupo de entrenadores antes de emprender la temporada de césped, suma 154 aces, un promedio de 25 y medio por partido. Apenas ha encarado 27 puntos de quiebre, y levantó 22.

En su victoria en cinco sets sobre Roger Federer en las semifinales, Raonic levantó ocho de nueve pelotas de quiebre.

El canadiense de 25 años superó los 225 kilómetros por hora con varios saques en ese encuentro, incluso tuvo algunos por encima de los 231 kph. Incluso, su velocidad promedio fue superior al saque más rápido de Federer.

No cabe duda que el saque de Raonic es temible por su potencia, pero es mucho más que eso. Uno de los motivos para que sea tan efectivo es su capacidad para alterar la velocidad y ubicación.

Contra Federer, metió algunos directo al cuerpo de la leyenda suiza, para después mandar otros a los costados, que levantaban tiza al pegar en la línea.

“No te permite entrar en ritmo”, dijo Sam Querrey, el estadounidense que perdió ante Raonic en los cuartos de final después de eliminar a Novak Djokovic en la tercera ronda. “Hay algunos games en su saque en el que apenas alcanzas a devolver una pelota”.

Es difícil que eso suceda ante Murray.

Al descartar a los jugadores que no superaron la segunda ronda, el británico queda como líder en porcentaje de devoluciones en juego (77, porcentaje de puntos ganados en el segundo saque de su oponente (64%), porcentaje de games ganados en devolución (36%).

Murray, campeón de dos Grand Slams y el hombre que frenó una sequía de 77 años para los británicos en Wimbledon, ha ganado sus cinco duelos anteriores ante Raonic. Hace apenas tres semanas, Murray se impuso en la final del torneo Queen’s, una especie de fogueo en césped para Wimbledon.

Murray perdió el primer set, luego estaba abajo 3-0 en el segundo, antes de darle vuelta al partido.

“Ayuda haberlo enfrentado en césped”, dijo Murray. “Para poder ver algunas de las cosas que hace distinto en esta superficie”.

El británico jugará su 11ra final de un Grand Slam, y tercera del año, aunque es la primera ante un oponente que no sea Djokovic o Federer.

Las dos veces que Murray ganó un major —el otro fue el Abierto de Estados Unidos de 2012— tenía a Ivan Lendl como entrenador. Tras una breve separación, están juntos de nuevo.

“No creo que sea coincidencia. Obviamente he tenido los mejores años de mi carrera con él”, señaló Murray. “Quería volver a trabajar con Ivan para que me ayude a ganar estos torneos. Esa es la meta”.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.