COMPARTE

Felícita Blanco

Dos privados de libertad murieron esta semana supuestamente por falta de alimentos, mientras se encontraban recluidos en instalaciones policiales a la espera de juicio sin que fueran trasladados a centros de reclusión.

El ayudante de albañilería José Antonio Álvarez Castillo tenía 24 años, estaba recluido desde mayo en calabozos de la Guardia Nacional Bolivariana en Araure, estado Portuguesa y falleció el miércoles a causa de desnutrición severa y síndrome diarreico.

El jueves murió Tulio José Soto Gómez, de 49 años, en la Policía Municipal del municipio Paz Castillo, en Los Valles del Tuy, estado Miranda.

En el hospital Luis Razetti de Santa Lucía los médicos dijeron que murió por desnutrición severa (caquexia).

Humberto Prado, director del Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP), informó que Álvarez Castillo fue llevado al hospital el 2 de julio junto con otros tres internos que presentaban cuadros similares.

El padre del preso denunció que desde el día de su detención, el 3 de mayo, fue sometido a tratos crueles.

“En la GNB no permiten visitas, está prohibido, ni su madre lo pudo visitar. Solo podían llevarle comida y agua. El domingo nos informaron que lo habían trasladado al hospital, los médicos no lo atendieron y cuando empezaron a colocarle soluciones, ya estaba muy mal. En un momento de lucidez que tuvo mi hijo, dijo que no le pasaron la comida ni el agua que le habíamos llevado”, comentó.

Respecto a Soto Gómez, Prado dijo que el hombre tenía preso dos años. Le salió un absceso, le fue creciendo y el tumor le alcanzó a un testículo, al extremo que no podía caminar.

Los familiares expresaron que Soto debía seguir un tratamiento, pero los policías no le entregaban las pastillas completas porque podría utilizarlas para envenenarse.

Trasladados 800 presos a Tocorón

Más de 800 privados de libertad provenientes de distintos reclusorios de Carabobo, Caracas, Guárico y Lara fueron trasladados la madrugada del miércoles al Centro Penitenciario de Aragua (Tocorón) por orden del Ministerio de Asuntos Penitenciarios.

Familiares de reclusos informaron que tenían meses esperando la reubicación, por lo que se espera que la cifra de trasladados aumente por lo menos a 1.500 reos.

“Tocorón está convertida en una bomba de tiempo debido al hacinamiento crítico y por los 340 reclusos del centro ´26 de Julio´ de San Juan de los Morros, que enviaron a Tocorón porque no les aprobaron el ingreso a la PGV”, dijo el director del OVP.

Otras versiones dan cuenta de que fueron 3000 los presos trasladados, y de ser cierto más de 11.000 internos estarían sobreviviendo en una infraestructura con capacidad para 750 personas, el recinto con mayor población penal de Venezuela.

También hay denuncias de que presos del centro “26 de Julio” sufren tuberculosis y sarna. En ese sentido Prado solicitó que investiguen la situación del detenido Gabriel San Miguel, quien aparentemente padece de neumonía.

El director del Observatorio Venezolano de Prisiones hizo un llamado a la Comisión de Cultos y Régimen Penitenciario de la Asamblea Nacional, Ministerio Público, jueces de ejecución y Ministerio de Servicios Penitenciarios, para que se aboquen a solventar esta situación que posiciona a Venezuela como el país con las peores cárceles del mundo.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.