COMPARTE

Dayrí Blanco|@DayriBlanco07

Una cola más. Eso hicieron Juan, Oscar y María. Estuvieron bajo sol parte de la mañana del miércoles empujando una carretilla. Ya estaban cerca de lograr su objetivo de llegar a casa con un par de aires acondicionados nuevos cada uno luego de haber cumplido con una serie de etapas de la Operación Cambalache de Corpoelec, que choca contra las aspiraciones de muchos al no ser un plan de sustitución como parecía, sino un proceso de venta del que solo 1,8% de los hogares carabobeños serán parte.

Cinco mil equipos fueron destinados para la región. De acuerdo al Censo de Población y Vivienda del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) de 2011, en Carabobo, 278 mil 191 hogares cuentan con aires acondicionados, que es igual a la mitad de las viviendas. No se especifica el número de los dispositivos por casa. Pero los cálculos indican que la dotación en la región es insuficiente tomando como base las cifras de hace cinco años, cuando hubo un incremento de 29,5% en la disponibilidad de aires respecto al censo de 2001. La estimación del Gobierno es lograr una meta de ahorro energético de 62% por cada unidad.

Ya dos mil aparatos fueron comercializados desde el 1° de julio en la alcaldía de Puerto Cabello, cuando arrancó el programa de manera simultánea en Carabobo, Zulia y Anzoátegui. Restan tres mil que fueron puestos a la venta en la sede del antiguo Comando Regional número 2 (Core 2) en La Isabelica, a partir del miércoles 13 de julio. La capacidad de atención estimada es de 300 clientes por día.

El proceso

Para el arranque del plan en la capital del estado se esperaba la visita del ministro de Energía Eléctrica, Luis Motta Domínguez, pero no asistió. Personal de Corpoelec explicó a los medios de comunicación el proceso. Hay filtros obligatorios que se deben pasar. Primero se debe visitar la Secretaría de Desarrollo Social de la gobernación para intentar ser incluido en el listado que se manda a Corpoelec, en una fase que se llama “precenso”.

Una vez superado ese paso hay que asistir a la sede militar con la copia del último recibo de servicio eléctrico para que quede constancia de solvencia de pago, requisito que la mayoría no puede cumplir porque desde el miércoles 6 de julio las 17 oficinas comerciales de la estatal están paralizadas por un conflicto laboral. Eso lo saben en la compañía por lo que habilitaron un punto de cancelación para que los clientes que deseen participar en el plan se pongan al día con sus cuentas.

También deben entregar original y copia de la cédula de identidad de la persona que tiene contrato con Corpoelec, y en caso de vivir alquilado debe consignar autorización del propietario de la vivienda para instalar los equipos, copia del contrato de arrendamiento y del documento de identidad del inquilino.

El siguiente filtro es el banco de prueba donde los aires acondicionados que lleve cada cliente, en un máximo de dos por persona, son conectados a una fuente eléctrica para garantizar que están en funcionamiento y poder ser seleccionados para la sustitución. De ahí pasan al punto de destrucción donde militares se encargan de golpear hasta inhabilitar por completo las unidades que van directamente en pedazos al área de contenedores de chatarra que son enviados posteriormente a la empresa de recuperación de materia prima Remapca, ubicada en la zona industrial de Valencia.

Los precios

Hay que pagar. “Esto no es gratis”, dijo insistentemente una trabajadora de Corpoelec. Muchas personas que hacían cola pensaban que al tratarse de un “cambalache” solo tenían que entregar sus aparatos en funcionamiento y se los sustituirían por otros nuevos. Y algunos tenían la información que solo debían desembolsillar alrededor de 10 mil bolívares por dispositivo.

Pero no es así. Se trata de una venta con precios que van desde 4,6 hasta 7,3 salarios mínimos, “esto no es para nosotros”, le dijo un señor a su esposa al enterarse de los montos. Un aire de ventana de 12 mil BTU cuesta 70 mil bolívares y de 14 mil 500 BTU 80 mil. Mientras que para la versión split hay que pagar 90 mil por uno de 12 mil BTU y 110 mil bolívares por uno de 18 mil BTU.

Los aparatos son marca Haier, una empresa instalada en China en 1984 y que se dio a conocer en Venezuela en 2012 a través del plan impulsado por el entonces presidente Hugo Chávez con “Mi Casa Bien Equipada”, cuando los electrodomésticos llegaban en grandes lotes a los puertos.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.