COMPARTE

Dayrí Blanco|@DayriBlanco07

Ya no tienen ni para el pasaje. El sueldo no alcanza. Juan, Pedro, Moraima y la mayoría de quienes son parte de la nómina de Corpoelec revisan sus bolsillos una y otra vez, sacan cuentas pero cada vez les falta más. Algunos han tenido que pedir prestado para poder llegar a sus puestos de trabajo, otros negocian con sus supervisores las ausencias al no tener cómo costear el transporte. Es una realidad distinta a la de hace algunos meses cuando el personal podía financiar parte de las necesidades operativas de la estatal. Pero ya no hay nada que hacer. La empresa está ante un paro técnico propiciado por el Gobierno al no destinar el presupuesto necesario para el mantenimiento y funcionamiento del servicio.

No es la huelga laboral, iniciada el miércoles 6 de julio en las áreas administrativas, la que desató las deficiencias eléctricas. Es una historia que se comenzó a gestar en 2007 cuando el Ejecutivo tomó las riendas de todas las compañías del sector. En Carabobo existe un “cementerio de unidades” en cada una de las agencias de distribución. No hay dinero para repararlas y el tiempo de respuesta para atender las averías que se presentan es cada vez mayor.

El personal tampoco cuenta con dotación de implementos de seguridad ni de las herramientas básicas. “Hacemos el trabajo con las uñas por nuestro sentido de pertenencia”, expresó Herles Contreras, sindicalista. Pero ya ni eso pueden hacer. Juan Polanco, También representante sindical en la región, alertó que aunque son acusados por el ministerio de Energía Eléctrica de interferir negativamente en el sistema “parece que el sabotaje viene del Gobierno que es el que ha provocado el paro”.


La crisis

Se ha hecho de todo. En varias oportunidades los trabajadores sacaban las baterías de sus vehículos para colocarlas en las grúas cestas de Corpoelec y poder asistir una falla; han pagado de sus bolsillos repuestos, gasolina y lo correspondiente a reparaciones mecánicas. Pero con salarios devaluados durante los 6 años que tiene vencido el contrato colectivo ya las colaboraciones están prácticamente extinguidas.

Queso o jamón. Hay que tomar una decisión cuando llega la quincena. No alcanza para pagar los dos productos. Tampoco para comer bien. Norma Torres, secretaria de administración del sindicato en la región, alertó que los trabajadores y sus familiares están atravesando una crisis con cuadros de desnutrición severos. “Hay quienes han adelgazado hasta 18 kilos porque simplemente el dinero no les alcanza para comprar los alimentos que necesitan”. Los jubilados también la están pasando mal. En Carabobo son mil 500. Ellos eligen entre comer o pagar por sus medicinas.

Esta precariedad económica, que está a un paso de convertirse en crisis humanitaria ya fue denunciado ante la Comisión Internacional de los Derechos Humanos y la Organización Internacional del Trabajo. En Venezuela las denuncias ya se han emitido al ministerio del Trabajo, sus inspectorías y todas las instancias “que lamentablemente están secuestradas por el Gobierno”.


Más acciones

La fecha del cese de la huelga la tienen las autoridades de Corpoelec. Cuando se firme el contrato colectivo cada uno de los trabajadores asumirá nuevamente sus responsabilidades laborales.

Mientras tanto las acciones de presión siguen. La mañana del martes, parte de la nómina de la región, integrada por 3 mil personas, marchó desde la sede administrativa de la estatal, en la avenida Cedeño de Valencia, hasta la Defensoría del Pueblo y la Inspectoría César “Pipo” Arteaga. En ambas instituciones entregaron un documento con sus exigencias. La acción se repitió en cada uno de los estados del país.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.