COMPARTE

Dayrí Blanco|@DayriBlanco07

Tatiana González ve el anaquel lleno y apura el paso. Trata de hacerlo con discreción para evitar que el resto de quienes se pasean por los pasillos del supermercado se den cuenta. Como ella la mayoría se limitaba a meter unos cuantos vegetales en el carrito de compras. No había más nada, o al menos eso pensó ella hasta que vio una gran variedad de pasta exhibida. Pero aunque la oferta era amplia su bolsillo no soportaba el golpe que representaba pagar dos mil 500 bolívares por medio kilo. Así que su andar volvió a ser lento mientras pensaba de qué manera resolvería el almuerzo del día.

Solo pasta importada se puede comprar sin sortear los problemas de desabastecimiento en el país. La producción del rubro está severamente comprometida como consecuencia de la importación insuficiente de trigo durum. Solo cuatro buques han llegado a Puerto Cabello con una carga totalizada de 120 mil toneladas durante lo que va de año, mientras que el consumo nacional calculado por la Asociación Venezolana de la Industria de Pastas (Avepastas) es de 30 mil toneladas del rubro al mes para las que se requieren 30 millones 390 mil toneladas de sémola de trigo durum que significan un déficit de 99%.

Esto ha provocado que solo los grandes molinos de trigo, que tienen sus propias fábricas del rubro, mantengan un inventario, aunque reducido, de insumos. Se trata de empresas como Molvenca que es de Pastas Sindoni, Mocasa que a su vez elabora la marca Allegri, y Gramoven que es de Cargill y hacen pastas Ronco. Todas ellas tradicionalmente vendían trigo durum a medianas y pequeñas compañías de pastificio como Pastas Eduardo, ParmigIana y Gaetano, pero ese es un negocio extinto como consecuencia de las fallas en el suministro de la materia prima.

La mayoría de las firmas afectadas con esta situación son las dedicadas al ramo de especialidades con pastas al huevo y con espinacas, productos que desde hace meses no forman parte de la oferta en el mercado porque las plantas se mantienen paralizadas.

Crisis generalizada

Las grandes también tienen problemas. El más reciente anuncio lo hizo Sindicato de los Trabajadores de la Industria de la Harina (Sitra-Harina) al alertar que hasta el 20 de junio tienen inventario para producir pasta en la sede de Cargill ubicada en el estado Vargas, que se encarga de la elaboración del rubro para las marcas Florentina, Mimesa, Milani y Ronco.

Hasta ahora no hay anuncios de cargamentos en tránsito en aguas internacionales. De no aprobarse las divisas para tal fin la paralización de ésta y otras plantas será inminente, como sucedió a mediados del año pasado, cuando las líneas de pastificio estuvieron detenidas durante 39 días. La sémola de trigo durum se importa desde México, EEUU y Canadá.

El problema del precio

El precio regulado es otro agregado a la lista de problemas del sector. El 1 de abril de 2015 fue el último ajuste autorizado de acuerdo a la providencia 051/2015 de la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómico (Sundde) que se hizo con 57% de rezago al darse el aumento a 15 bolívares el kilo cuando Avepastas solicitaba 35 bolívares.

Adicionalmente, la resolución indicó que 70% de la producción total de las plantas debía dedicarse a los rubros regulados. Antes la relación era 50%-50%. Eso dificultó aún más la actividad con un trabajo a pérdida que hace insostenible el negocio.

Esto ha causado que de entre 10 y 15 formatos distintos ahora solo se haga un tipo de pasta y también se han tenido que hacer reducciones de presentaciones por peso.

La promesa

El ministro de Alimentación, Rodolfo Marco Torres, tras reunión con representantes de Asotrigo y Asopasta, prometió el 15 de marzo que se garantizaría el abastecimiento al 100% de trigo durum, panadero y galletero para cubrir la demanda. Eso no se ha cumplido.

Ese día, a través de su cuenta en twitter aseguró que se fijaron nuevas estrategias para concretar el abastecimiento al sector pastificio.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.