COMPARTE

EFE

El presidente del Gobierno español en funciones y líder del Partido Popular (PP), Mariano Rajoy, iniciará este martes una ronda de contactos con los socialistas y liberales para convencerles y le apoyen en la formación de un nuevo Ejecutivo, pese a la negativa de éstos.

Rajoy, que aspira a la reelección sin mayoría absoluta, se reunirá con el líder socialista, Pedro Sánchez, y el miércoles lo hará con el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera.

De momento, ambos partidos insisten en mantener sus posiciones: los socialistas aseguran que votarán “no” a su investidura, mientras que los liberales estarían dispuestos a abstenerse, lo que imposibilitaría la reelección de Rajoy como presidente del Gobierno por el Congreso de los Diputados.

En la primera votación de investidura, el candidato debe obtener la mayoría absoluta de la Cámara (176 votos). De no conseguirlo se celebraría una segunda votación, en la que le bastaría mayoría simple (más síes que noes).

Dado que el PP consiguió en las elecciones de junio 137 escaños de los 350 del Congreso, necesitaría el “sí” de los 85 diputados del PSOE, algo que se presenta prácticamente imposible, por tratarse de su oponente tradicional; o bien el “sí” de Ciudadanos (32 escaños) y la abstención de los socialistas, algo que de momento, tampoco parece probable.

Los liberales insisten en que dirán “no” en la primera votación y se abstendrían en la segunda, y piden que haga lo mismo el PSOE.

Ésta es la misma opinión que manifestó el expresidente del Gobierno español e histórico líder socialista, Felipe González, en una entrevista con el diario argentino Clarín.

El PP, como hizo Rajoy al aceptar el encargo del rey para intentar formar gobierno el pasado 28, traslada la responsabilidad de que se desbloquee la situación a PSOE y a Ciudadanos.

De no lograrse acuerdos, España podría ir a unas terceras elecciones en menos de un año, después de los comicios del 20 de diciembre de 2015 y del 26 de junio pasado, en los que el PP obtuvo el mayor número de votos y escaños, pero insuficientes para formar gobierno.

Rajoy justifica la necesidad de aglutinar apoyos y formar un Gobierno rápidamente en que está pendiente la elaboración de los presupuestos para 2017 y la aprobación de medidas para cumplir con el objetivo de déficit marcado por Bruselas, que se sitúa en el 3,1 % del PIB en 2017, lo que supondrá un recorte del gasto público.

Pero Sánchez fue tajante el pasado 28 de julio, tras ver al rey, cuando insistió en que el PSOE “no va a apoyar aquello que quiere cambiar”, en alusión al Gobierno conservador de Rajoy.

Y desde Ciudadanos, Rivera emplazó a los socialistas a que se abstengan tras ofrecerse a “echar un cable” y sentarse en una mesa con populares y socialistas que permita desbloquear la situación. 

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.