COMPARTE

EFE

La 64 edición del Festival de
Cine de San Sebastián se despidió hoy desde el mar con “La Odisea”,
un filme escrito y dirigido por Jérôme Salle sobre la vida del pionero de la
exploración y filmación subacuática Jacques Cousteau (1910-1997).

A través de su biografía, y en
especial de su relación con su hijo Philippe, Salle relata “la historia
del siglo XX y la evolución de la relación entre el hombre y la
naturaleza”, según explicó hoy a Efe.

Protagonizada por Lambert Wilson
(“De dioses y hombres”), con Audrey Tatou (“Amelie”) en el
papel de su primera esposa y la estrella emergente Pierre Niney (“Yves
Saint Laurent”) en el de Phillipe, la película busca reivindicar la figura
de Cousteau pero también desmitificarla.

Salle (París, 1971) pertenece a
esa generación de niños que crecieron soñando con las aventuras marítimas del
comandante del gorro rojo. “Queríamos ir en el barco con él, a mi me
inspiraba su sentido de la libertad, la curiosidad y el gusto por la
aventura”, señala.

Un día, hablando con sus cuatro
hijos, Salle se sorprendió al darse cuenta de que ellos no tenían ni idea de
quién era Cousteau.

“Ni les sonaba el nombre. En
Francia hoy la mayoría de la gente menor de 25 años no lo conoce y los niños
menos. Así que empecé a contarles la historia y al ir investigando empecé a
descubrir a un hombre más complejo”, explica.

A bordo del mítico Calypso,
Cousteau recorrió el mundo y sus fondos submarinos. El coinventor de la
escafandra autónoma produjo decenas de documentales para la televisión y con
uno de ellos, “El mundo del silencio”, se llevó el Oscar a finales de
los 50.

Pero la película muestra también
sus aspectos más oscuros.

“Cuando empecé a contar a mi
alrededor que iba a hacer una película sobre este hombre pasó algo curioso,
porque unos me decían que era un genio, un dios, y otros que era un pedazo de
mierda. Yo me sitúo completamente en el medio. Era humano, hizo cosas grandes y
sí, también era egoísta y testarudo”, resalta el director de “The
tourist”.

En este sentido Wilson destacó
que se trataba de “un hombre débil al que no le gustaba el conflicto”
y que si había que decir algo malo, dejaba que fueran otros quienes lo
hicieran.

Sorprende descubrir que, para
financiar sus primeros viajes, Cousteau aceptó buscar yacimientos en los fondos
marinos para el “lobby” del petróleo, una decisión que Salle explica
en su contexto.

“Cousteau nació en 1910. La
electricidad no llegó a su casa hasta que tuvo cuatro o cinco años. Hay que
entender lo que eso supuso para un niño en esa época. Para esa generación la
tecnología era maravillosa, era el futuro, y les llevó tiempo entender que
también hay que tomar precauciones”, dijo.

La película relata justamente esa
evolución, de conquistador a salvador, ya que en los últimos años de su vida
Cousteau se convirtió en un gran defensor del medio ambiente y es en esa
conversión donde la relación con su hijo se vuelve crucial.

Salle y su equipo montaron su
propia expedición para rodar esta película, que les llevó de Croacia a
Sudáfrica y de la Antártida a las Bahamas. Prácticamente todo está rodado con
imágenes reales, sin efectos especiales, incluida una tensa escena con tiburones.

“En realidad no es
peligroso”, asegura el cineasta. “Hay diez accidentes al año en el
mundo, mientas que cientos de miles de personas mueren por picaduras de
mosquito”.

Tanto para Wilson como para Niney
uno de los grandes aprendizajes que les ha aportado este filme ha sido el de
bucear, ya que ninguno de los dos tenía experiencia previa.

“Ha sido un gran
descubrimiento”, señaló Niney. “Es una experiencia relajante” y
que “crea un vínculo muy especial entre la gente que lo practica”.

“La Odisea” ha puesto
el cierre a esta edición del festival en esta ciudad del norte de España, junto
con Richard Gere, que presenta hoy su película “Invisibles”, sobre la
vida de las personas sin hogar.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.