COMPARTE

Basyl Macías

Zarpazo a la libertad fue el último titular de la edición impresa de El Carabobeño y este sábado se cumplen seis meses del cierre impuesto por el régimen que se negó a venderle papel a este octogenario rotativo símbolo de la valencianidad.

“Hasta el 17 de marzo circula la edición impresa del diario El Carabobeño por falta de papel”. Esa fue la noticia que retumbó en las paredes de este rotativo que hoy llega a seis meses a la espera de papel periódico.

Se pronunciaron distintas instituciones y medios de comunicación regionales, nacionales e internacionales, digitales e impresos, de los pocos que quedan fieles y ecuánimes a la democracia participativa y defensores de la libertad de prensa. En esa semana publicaron este hecho que enlista a El Carabobeño entre los 120 casos de violaciones a la libertad de expresión que el Instituto de Prensa y Sociedad (IPYS) Venezuela contabilizó en los cuatro primeros meses de 2016.
49 se enmarcaron en el uso abusivo del poder del Estado, vinculado a la función cambiaria y a la regulación del comercio exterior, en el suministro de insumos de imprenta para la prensa, reseña la web del IPYS.

El papel prensa para los medios impresos no está garantizado en Venezuela. En enero, febrero, marzo y abril de 2014 se reportaron 26 alertas por esta situación, mientras que en el primer cuatrimestre de 2015 fueron seis denuncias públicas por fallas en el suministro de papel periódico, tinta, planchas y otros productos.

Las denuncias que desembocaron en disminución de paginación, tiraje, suspensión de circulación y cierres, algunos temporales y otros definitivos, han aumentado y se han vuelto constantes luego de que el presidente del Complejo Editorial Alfredo Maneiro, Hugo Cabezas, anunciara a finales de enero de 2016 la reducción en la asignación de papel periódico en 40%, que según la información oficial, representaba alrededor de 400 toneladas.

Los mayores conflictos en materia de libertad de expresión fueron en el Área Metropolitana de Caracas, donde se registraron 19 casos, los estados Monagas (10) y Sucre (10). Hubo restricciones también en Lara (7), Táchira (7), Mérida (7), Miranda (6), Zulia (5), Apure (4), Portuguesa (4), Aragua (3), Carabobo (3), Bolívar (3), Falcón (3), Barinas (2), Vargas (2), Trujillo (2), Amazonas (1) y Anzoátegui (1). Se registraron 5 decisiones que tuvieron alcance nacional y 16 que ocurrieron en Internet.

En enero de este año se reportaron 21 violaciones a la libertad de expresión, divididas en 17 casos, entre los que destacan la intimidación como la más recurrente (7 veces), seguida por restricciones administrativas (3), hostigamiento verbal (3) y censura (3).

La lista de víctimas de violaciones a la libertad de expresión registradas por la ONG Espacio Público la encabezan los periodistas. Tal fue el caso del reportero del portal web La Patilla, Eduardo Ríos, y su reportero gráfico Antonio Posteraro, agredidos físicamente en las cercanías de La Hoyada, en el centro de Caracas, a tres cuadras de edificio de la Asamblea Nacional, durante su instalación el 5 de enero de 2016. Los agresores fueron identificados como miembros de grupos colectivos.

A juicio de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) el gobierno de Venezuela utiliza la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) y la Corporación Alfredo Maneiro para presionar a televisoras y diarios independientes de Venezuela, en referencia al caso de Globovisión y los 86 diarios regionales en peligro de desaparecer por la crisis de papel.
Mientras tanto, la Corporación Maneiro ha dispuesto que para vender papel a los diarios, estos deben reducir su circulación en un 60%, afectando sus ya limitados espacios para publicar información.

Reporteros Sin Fronteras (RSF): calificó de “censura indirecta” la escasez de papel prensa en Venezuela y pidió medidas para apoyar a los periódicos que se ven obligados a reducir o suspender su tirada. “La carencia de papel representa una censura indirecta y constituye un golpe al pluralismo y a la libertad de información, gravemente afectados en Venezuela. La escasez de papel en Venezuela, debida al control del tipo de cambio ejercido por el Gobierno, ha obligado a al menos 37 periódicos a reducir su tirada o a interrumpir su circulación, indicó RSF, con sede en París.

IPYS: Los cuatro primeros meses de 2016 sorprendieron al país con la sentencia contra el director de Correo del Caroní por difamación agravada, y el cierre de El Carabobeño por falta de papel prensa, un diario que tenía una tradición de 82 años en la región centro occidental. Fueron cuatro meses de abusos de poder, censura y aplicación de normativas regresivas para el periodismo y el derecho de los ciudadanos a estar informados.

La Patilla: Mediante un comunicado, el diario El Carabobeño informa que el 17 de marzo dejará de circular en su versión impresa tras 82 años de historia periodística. No obstante El Carabobeño seguirá en formato digital para informar y denunciar de acuerdo a los principios de su línea editorial.

El Nacional: El presidente del Bloque de Prensa Venezolano, David Natera, dijo que aunque la Corporación Alfredo Maneiro anunció la llegada al país de 88 mil planchas para ser usadas en la producción de los periódicos, lo más probable es que sean vendidas a impresos afines al gobierno.

El Impulso: “Es un viacrucis permanente”, señala el presidente de la C.A. El Impulso, Carlos Eduardo Carmona, al recordar la incertidumbre que El Impulso, como muchos otros periódicos en el país, al no tener garantías del suministro oportuno de los insumos indispensables, por parte del órgano oficial que tiene el monopolio de su distribución.

Hoy cuando se suman 180 días sin circular, su reducida nómina de trabajadores aún mantiene la esperanza de que pronto llegará el papel periódico para seguir la cuenta ascendente de 83 haciendo periodismo con honestidad, ética, equilibrio y con las libertades que este noble país merece.

 “No vemos pronto”…

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.