COMPARTE

Cristian Antonio Cooz

Harto de pasar trabajo, harto del sueldo mínimo, de no conseguir medicinas ni comida sino hacía una cola kilométrica, pero, por sobre todo, hastiado de los bachaqueros y de la mortal inseguridad, Leonardo Javier Santos (23) agarró sus maletas y se fue a Colombia con su madre, buscando una mejor calidad de vida.

Emigró hasta la ciudad el Departamento de Cundinamarca, donde se instaló.  El joven Santos, oriundo del estado Falcón, Venezuela, pensó que había dejado atrás todos sus problemas, pero desgraciadamente el hado funesto había viajado con él.

Este fin de semana, luego de dejar a su mamá Carmen Santos en casa de un familiar donde iba a pernoctar, el joven Leonardo Javier salió a buscar trabajo. En la noche, regresó a la casa que habían alquilado temporalmente, dispuesto a descansar para seguir la búsqueda de trabajo.

Era tal su preocupación, que no se percató que unos criminales de una banda local, lo habían estado siguiendo y que antes de refugiarse en la vivienda, lo interceptaron, lo golpearon brutalmente.

Algunos vecinos de la zona que no quisieron ser identificados, aseguran que solo se escucharon gritos quien en su desesperación, había dicho algo así como: -Nooo, ¡aquí también! ¡No me maten por Dios!– Sus súplicas fueron ahogadas por los tiros que le dieron. Lo asesinaron a sangre fría.

Al conocer la noticia, la madre de la víctima, declaró a la prensa colombiana que su hijo “era era un muchacho trabajador y viajó hasta acá, a trabajar, con un sueño de darnos una casita, pero bueno, no pudo hacerlo”.

Familiares viajaron desde Venezuela hasta el vecino país, donde se enteraron que el proceso de repatriación del cadáver, durará por lo menos 25 días. La fiscalía prometió ayudar en el proceso, mientras que la policía colombiana, está tras la pista de los asesinos, que acabaron con los sueños del joven, quien quiso cruzar las fronteras de la penuria, solo para encontrarse de cara con la muerte.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.