COMPARTE

Heberlizeth González C./@heberlizeth

Las denuncias no paran. Los supuestos secuestros en la zona norte de Valencia son cada vez más frecuentes. Este jueves en la noche -al parecer- otro residente del sector Los Mangos, frente a la clínica IEQ habría sido víctima de sujetos armados que lo secuestraron para luego robar en su casa. La manera en que actuaron fue la misma: escogieron a una víctima vulnerable con camioneta del año. 

El hombre estaba cerca de una reconocida red de farmacia en la avenida 112 Paseo Cuatricentenario cuando lo abordaron sujetos armados. Bajo amenaza, lo quitaron del puesto del piloto y se montaron en su camioneta para tomar el control. Le habrían solicitado que indicara dónde quedaba su residencia para ir a buscar objetos de valor. El “filtro” de seguridad en la vigilancia los detuvo. Debían identificarse con su cédula para ingresar, contó un oficial de seguridad del conjunto residencial donde pretendían entrar.

Mantuvieron a su víctima secuestrada por varias horas, dando “vueltas” por la zona hasta que lo liberaron en un área boscosa. También habrían usado armas largas. 

La Policía de Carabobo no tiene denuncias sobre algún caso de secuestro recientemente en el norte de Valencia. Sin embargo, se encuentran alerta ante los rumores. Desde hace una semana, aproximadamente, hacen alcabalas intermitentes durante el día en la avenida 114 La Ceiba. Además, para disminuir los robos en esa zona en las mañanas y tardes.

La estación policial de El Bosque cuenta con un número de contacto donde pueden realizar denuncias las 24 horas del día: 0414-5970726.

Hablan las víctimas

Teresa (nombre ficticio) y su novio estaban en Tocuyito. Eran las 10:00 a.m del 29 de marzo cuando fueron soprendidos por no menos de 10 supuestos policías con uniforme azul y “malandros”. La bajaron del carro y varios sujetos la apuntaron con armas de fuego. Nunca les solicitaron documentación. No se trataba de un procedimiento de rutina legal.

Les pedían 5 mil dólares u oro para liberarlos sino los acusarían de ser supuestos líderes de una banda delictiva. Los llevaron a Tocuyito mientras concretaban la negociación, contó Teresa en exclusiva a El Carabobeño.

“Los supuestos policías y los malandros eran amigos. Nos decían que nos iban a matar. Que sabían dónde vivíamos. Teníamos que pagar porque sí”, recuerda.

Los nervios se apoderaron de Teresa y los delincuentes se vieron obligados a liberarlos no sin antes quitarle el teléfono para continuar con la negociación. Los llamaban a cada momento.

Teresa y su novio, de familia siria, debían buscar los dólares a como diera lugar. Un amigo los ayudó a contactar con un supuesto “chivo” de la policía. “Terminamos pagando 1500 dólares”, narró.

La pesadilla acabó a las 10:00 p.m. Fueron las 12 horas más angustiantes para las familias de ambos jóvenes. A cuatro meses de lo ocurrido, todo sigue intacto en la memoria de Teresa. “Pensé que me iba a morir” repetía una y otra vez, mientras contaba lo ocurrido, desde un lugar fuera de Venezuela donde pudo encontrar paz.

Teresa, su familia y su novio, pasaron a formar parte de la larga lista de jóvenes inmigrantes que buscan una mejor calidad de vida y sobre todo vivir seguros. Sin el miedo de salir a la calle y ser víctimas de delincuencias o policías que al final, de acuerdo a denuncias, forman parte del mismo grupo: hampa.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.