COMPARTE

EFE

A sus 78 años, el veterano
director polaco Jerzy Skolimowski demostró hoy en Venecia que le queda mucha
energía y aseguró que el León de Oro a la carrera que recibirá de manos de
Jeremy Irons es un premio a su pasado pero también a su futuro.

Skolimowski, que el año pasado
compitió en la Mostra con la trepidante “11 minut”, aseguró que con
este premio se reconoce lo que ha hecho pero también lo que hará y lo consideró
un estímulo para lograr que su futuro trabajo confirme que es merecedor de este
León.

Ganador del Oso de Oro de Berlín
en 1967 con “Le départ”, del Gran Premio del Jurado de Cannes en 1978
con “The shout” o de dos premios especiales del jurado de Venecia por
“The Lightship” (1985) y “Essential Killing” (2010), el
realizador polaco aseguró que es un “gran honor” recibir este León de
Oro.

Junto a él, en una rueda de
prensa en la jornada inaugural de la Mostra, el director del Festival de Cine
de Venecia, Alberto Barbera, quien recordó que será Jeremy Irons el encargado
de entregarle esta noche el galardón de honor a Skolimowski durante la gala de
apertura.

Irons protagonizó el filme
“Moonlighting” (1982), en el que interpretaba al responsable de un
grupo de trabajadores polacos en Londres en la época en la que se declaró en
Polonia el estado de excepción tras las protestas del sindicato Solidaridad.

Skolimowski es el director
elegido para recibir un León de Oro a una carrera mientras que el francés Jean
Paul Belmondo recibirá el mismo galardón, en la categoría de actor, el próximo
día ocho.

Se trata de dos nuevos premios
que a partir de esta edición se entregarán anualmente, uno a un director o
alguien del mundo de la producción y otro a un actor, actriz o una personalidad
destacada del mundo de la interpretación.

En el caso de Skolimowski, el
festival afirmó al anunciar el premio que es “uno de los exponentes más
representativos del cine moderno nacido de las nuevas olas cinematográficas de
los sesenta”.

“Él y Roman Polanski son los
dos directores que más han contribuido a renovar el cine polaco durante ese
periodo”, en palabras de Barbera.

Tras 50 años de carrera y con 17
largometrajes en su haber, la obra de Skolimowski ha estado marcada por sus
continuos cambios de residencia, de Polonia a Bélgica, Inglaterra o Estados
Unidos, antes de regresar a su país natal hace menos de diez años.

Eso ha hecho que cada una de sus
películas sea muy personal y original, con una gran variedad de estilos,
resaltó Barbera.

Desde la trilogía realizada en
Polonia en sus primeros años -“Rysopis” (1964), “Walkover”
(1965) y “Barrier” (1966)- a sus obras maestras -“Le
départ”, “Deep End” (1970), “The Shout” o “Hands
Up!”-, hay muchos ejemplos del tipo de cine “moderno, libre e
innovador, radicalmente inconformista y valiente”,

Sus últimos filmes, tras su
regreso a Polonia -“Four Nights With Anna” (2008), “Essential
Killing” y “11 Minut” (2015)- demuestran “una inagotable y
sorprendente capacidad para renovarse”, agregó al responsable de la Mostra.

Un premio que se entregará en la
ceremonia de apertura de la 73 edición de la Mostra, que no contará sin embargo
con la habitual cena de gala, suspendida en respeto a las víctimas del reciente
terremoto en el centro de Italia. 

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.